El concepto de oración para el español oral

Acaba de publicarse mi último trabajo sobre la sintaxis del español hablado. Se titula  “El concepto de oración para el español oral” y ha aparecido en el número 17 de la revista Oralia. En él parto de una reflexión sobre cómo los lingüistas nos hemos acostumbrado a estudiar lo normal a través de lo excepcional en lugar de hacer lo contrario, que parece lo más común en el resto de ciencias. En concreto, llevamos siglos juzgando las cualidades de la lengua hablada comparándola con las características de la escrita a pesar de que la escritura es un fenómeno independiente de la capacidad humana del lenguaje, ni tan siquiera existe en la mayoría de las lenguas y se ha utilizado -sobre todo hasta la llegada de las nuevas tecnologías- en unos contextos muy particulares (formales, eruditos, administrativos…). Esta tradición ha provocado que lo oral nos parezca fragmentario e incompleto. Defiendo, sin embargo, que lo extraño es la explicitud de la modalidad escrita, debida a que apenas hay más contexto asegurado que el lingüístico. Parto de la base de que todo mensaje podría aumentarse con más información o, dicho de otra manera, de que no hay oración que exprese todos los datos que se están manejando realmente en la comunicación. Por este motivo, la completitud de una expresión lingüística es siempre una cuestión de grado y depende claramente de cuánta información pueda obtenerse por otros medios (del conocimiento de la forma de pensar de nuestro interlocutor, del contexto físico, de lo que ha ocurrido, etc.). Un escritor comunica más “a ciegas” en cuanto al contexto en que se va a recepcionar su mensaje y eso hace que utilice un estilo extremadamente explícito. ¿Es justo que prejuzguemos el habla como fragmentaria por ello? El modelo escrito nos ha desanimado a realizar un estudio morfosintáctico serio del habla puesto que las herramientas teóricas de […]

Petición (urgente) de colaboración para proyecto

¡MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS QUE HABÉIS COLABORADO, PRONTO COLGAREMOS UN VÍDEO CON LOS RESULTADOS! Pedimos colaboración para realizar un experimento sobre las ideas que evocan las palabras presentes en espacios públicos dentro del proyecto Energías semióticas que estamos llevando a cabo en Medialab Prado. La tarea que proponemos es muy sencilla: Entrar en el formulario que hemos diseñado para el proyecto. Elegir la imagen que se prefiera utilizando los números que aparecen abajo (¡hay 139 para elegir!). Escribir las palabras (separadas por comas) que te evoca la palabra o el logo que aparezca en la fotografía mostrada. Pulsar el botón para grabarlo. Es una colaboración completamente anónima que esperamos nos ayude a construir un mapa con la ocupación de la Puerta del Sol de Madrid por parte de ideas que nos son evocadas a través de toda la cartelería, bolsas, pegatinas y pintadas a las que estamos expuestos en ese espacio. Se pueden rellenar tantas fichas como se quiera y andamos muy justos de tiempo porque se trata de un proyecto express, con lo que nos vendría muy bien tener datos entre hoy y mañana. ¡Muchas gracias de antemano! Daré cuenta aquí en breve de los resultados que hayamos obtenido.

Las lenguas de Londres a través de sus líneas de Metro

Oliver O’Brien (@oobr), autor de Suprageography, ha tenido una buena idea para representar la diversidad lingüística de la ciudad de Londres. Ha cogido los datos del censo relacionados con las lenguas maternas de los ciudadanos y ha representado su presencia en el mapa del metro londinense. Cuanto mayor el porcentaje de hablantes de la segunda lengua (después del inglés), mayor es el círculo que lo representa. Pulsando en cada punto del mapa nos aparece la información detallada del resto de lenguas habladas en la zona, con lo que podemos saber -entre otras cosas- cuál es el sitio con más diversidad (Turnpike Lane en la línea Piccadilly, en el noreste, con más de 16 lenguas) y cuál el que menos (en Theydon Bois de la Central Line apenas hay un 2% de la población que no hable inglés como primera lengua). Para facilitar la representación, Oliver ha desechado aquellas lenguas que tuvieran menos de 10 hablantes o un 1% de la población de la zona, lo que parece un mínimo bastante razonable. Puedes jugar con el mapa en su página: Tube Tonges. Allí verás que no es el primer dato del censo con el que se pone este geógrafo. Yo por mi parte he ido directo a ver si sería posible que hiciéramos lo mismo con el Metro de Madrid, pero de momento no ha habido suerte. He encontrado bastante información en el banco de datos del ayuntamiento (algunos incluso exportables en tablas de Microsoft Excel), pero ninguno relacionado con las lenguas. ¿Alguien sabe si esos datos existen y si son públicos?        

Haz clic aquí, una obra de teatro sobre la presunción de inocencia en las redes sociales

La semana pasada tuve la suerte (mi amiga Ana mediante) de poder ver la obra Haz clic aquí de José Padilla, que estará en el Teatro María Guerrero de Madrid hasta el 23 de noviembre. Antes de entrar en más análisis, me gustaría recomendártela porque está bien escrito; el tema, como verás enseguida, es actual e interesante; y porque el trabajo de los actores merece de por sí la visita. El asunto de Haz clic aquí es la desaparición de la presunción de inocencia por la rapidez con que se transmiten las informaciones por las redes sociales. La velocidad es la misma si la noticia es falsa o verdadera e independiente de si puede perjudicar gravemente la imagen de alguien o no. Es algo que lleva décadas haciendo la televisión (¿cuántos nombres y apellidos de inocentes han sido señalados en los telediarios?), pero que los nuevos medios ha terminado de popularizar con algunos matices. El más relevante es que hemos dejado de ser receptores pasivos a tener parte de responsabilidad en el proceso. Somos nosotros quienes retuiteamos o compartimos noticias, vídeos e imágenes. Lo hacemos, además, con bastante menos reflexión (para lo bueno y para lo malo) que una redacción de un medio profesional. No compartimos por intereses ocultos o por una implicación real, sino porque compartir es un elemento central de nuestras relaciones en las redes. El año pasado analizamos el caso de Amanda Todd en clase buscando claves sobre este tema. El de Todd es un ejemplo interesante por cómo la propia víctima de ciberacoso utilizó Internet para contar su situación y también por cómo se desarrolló la búsqueda del acosador a través de la red, cómo Anonymous señaló a alguien que fue consecuentemente acosado (en el espacio físico y en el virtual) y cómo terminó por descubrirse que había sido acusado […]

Trabajo sobre Whatsapp citado en Yorokobu

Lucía Caballero ha publicado en la revista Yorokobu un interesante artículo basado en las investigaciones de Rich Ling y Naomi S. Baron sobre el inglés (“Text Messaging and IM: Linguistic Comparison of American College Data” pdf) y la mía sobre el español (“Las unidades discursivas en los mensajes instantáneos de wasap” pdf). En concreto se centra en la utilización peculiar que hacemos en este medio de los signos de puntuación, que se separan de la norma perdiendo coherencia de uso en muchos casos, pero ganando expresividad. Puedes leerlo en: “En Whatsapp no todo es lo que parece“. Yo aprovecho para agradecerle aquí a Lucía la difusión de este trabajo. Tienes un resumen de mi artículo en ¿Cómo es el español de los “wasaps”?

El concepto de solidaridad en el discurso independentista catalán (y en el anticatalanista)

Cataluña tiene razón en la discusión que mantiene con el estado español sobre su independencia, al menos a nivel de discurso. El conflicto tiene infinidad de aristas, pero los discursos de ambas partes acaban siempre por reducirse a dos ideas difícilmente complementarias. Las intento resumir a continuación. La primera es tan absurda que siento pudor al mencionarla, pero es la que más le gusta a nuestros medios de comunicación. En ella, además, queda “en tablas” la disputa entre catalanistas y gobierno central.  Se trata del concepto de España como unidad inmortal que siempre ha tenido y tendrá las mismas fronteras por algún extraño designio sobrenatural. No hace falta ser catedrático de Historia para entender que esta concepción del reino es imaginaria. Las fantasías, no obstante, han provocado las guerras más terribles. Eso no les da más razón. Las fronteras del planeta han cambiado y seguirán cambiando por múltiples motivos: desde regalos personalizados entre monarcas hasta cruentas batallas, sin olvidar los golpes de efecto -y de interpretación- como el muy reciente de Crimea. El problema es que no son pocas las ocasiones en que vemos utilizar los mismos argumentos sentimentales a los catalanistas con un patetismo casi mayor. Cataluña es una invención en la misma medida que lo es España. Me parece un poco extraño apoyar tu discurso en denunciar las falacias ajenas para reivindicar unas propias casi idénticas. La necesidad de ambos Estados de mantener la armonía cósmica es una ficción en la que los españoles siempre tendrán más películas que contar que los catalanes, aunque solo sea por una cuestión de proporción. La segunda idea está sin duda a favor de los independentistas y coincide con lo que la mayoría de los españoles (incluidos los madrileños, andaluces y extremeños) entienden mayoritariamente como razonable. El concepto clave en estos discursos es el […]