Medidas de seguridad en aeropuertos

Se advierte que lo relatado a continuación es completamente verídico y que herirá su sensiblidad a nada que usted sea medio normal.

Situación: aeropuerto Frankfurt-International (Frankfurt-Madrid y zurück). Los enormes espacios de facturación de la terminal 2 nos reciben con carteles publicitarios que advierten de que no se permitirá introducir líquidos en el avión. El incauto sonríe: ¿qué producto pretenderán vender con una campaña tan absurda? La azafata de la compañía aérea que te conduce a la primera revisión de la tarde, la que precede a la facturación, aclara el error: no se trata de ninguna artimaña publicitaria. Si llevo algún líquido encima, cuanto antes lo confiese, mejor para todos. No llevo. De hecho, vuelo para tres días y, por no llevar, no llevo ni ropa casi. Aprovecho mi buen comportamiento para sugerir la posibilidad de que el peso que no gasto en este viaje se me reserve para otra ocasión, pero sólo logro una sonrisa torcida.

Al presentar la tarjeta de embarque para entrar en la zona internacional, una mujer vestida de amarillo fosforescente me pregunta con cortesía pragmática: ¿líquidos? Yo sigo sin ellos, pero a ella eso no parece cuadrarle. ¿Bolígrafos con tinta? Cierto. ¿Cómo se me habría pasado el hecho de que la tinta es líquida? Es líquida a todas luces. Me recomienda que lo diga al pasar por el control; “si no, podrían enfadarse”. Yo prefiero arriesgarme. Al fin y al cabo, el bolígrafo es un mísero pilot a punto de expirar, pero es el único que llevo encima (y con el que escribo esto en el avión). La fila de sospechosos de al lado, más rápida por ser sólo para “EU nationals”, se toma un momento de respiro entre tanto estrés para disfrutar del hecho de que se le ha requerido que se quite las botas y el cinturón a la bella polaca que me precede. Yo tengo más suerte (quién sabe si no sólo suerte, sino habilidad). He colocado el bolígrafo en mi bolsa de modo que no parezca que lo oculto criminalmente y no ha sido descubierto – a estas alturas de la entrada se me ha terminado la tinta y le he tenido que pedir un lapicero a la pasajera de al lado. Ahora sé que fue un éxito discreto. Además, me vi claramente beneficiado por el hecho de que mi vigilante estaba ocupado buscando la capacidad en el desodorante roll-on de uno de los ejecutivos que me precedían. El desodorante roll-on. Añadiré la marca por si alguien tiene aspiraciones terroristas: Cien. Un desodorante barato, vaya, y, por lo tanto, claramente peligroso. Pero peor lo tenía la pareja de al lado, claramente inocentes, pero pillados in fraganti con leche para su bebé. Por suerte el vigilante mantuvo la calma y les advirtió de que “les podría ser requerido que la probasen más adelante”. Una medida que podría ser más beneficiosa en el caso de los desodorantes.

Todo lo relatado es real. Ocurrió el pasado 14 de noviembre. Todos participamos últimamente en un juego de humillaciones y locuras. Algunos parece que hasta lo disfrutan. Nadie se queja. El futuro pinta en bastos. Por eso decidimos publicar la entrada; por eso y por Adriana, una chilena que se sentó a mi lado en la sala de espera y que lloraba desconsolada porque un desaprensivo le había robado todos sus ahorros mientras a ella la mantenían ocupada en el control de seguridad. “Eso es habilidad, entre tanto guardia”, le dije yo, pero ella me aclaró que los guardias estaban ocupados con ella porque llevaba dos tarros de perfume en lugar de uno. Yo pensé que los guardias estaban ocupados porque unos tipos habían secuestrado cuatro aviones hacía cinco años.

Queremos proponer UN JUEGO: describir en el cuadro de comentarios de abajo formas de secuestrar un avión sin utilizar armas convencionales ni líquidos. E Inicios ofrece un gran premio: certificar entre todos lo absurdo de este momento de seguridad paranoica en el que vivimos.

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page. Actualizaciones / Keep updated: RSS - Twitter - Researchgate - Email subscription

17 Comments

  1. 1. Artes marciales
    2. Un bolígrafo o cualquier otra arma punzante en el cuello
    3. Con las piezas con filo de los recuerdos que se venden a bordo
    4. Con explosivos camuflados en hojas de biblia, como se intentó hacer con un individuo italiano relacionado con la muerte por polonio del antiguo espía soviético
    5. Golpeando en la cabeza de los azafatos con los teléfonos móviles, las cámaras de fotos u otras armas similares, traídas de casa o adquiridas en el avión o el aeropuerto
    6. Con los cordones de los zapatos
    7. Tirándose pedos hasta hacer desmayarse a toda la tripulación

  2. Sencillamente mediante armas convencionales tierra aire que forman parte del stock de las bandas patrocinadas por la CIA en todo el mundo.
    Aparte de ello la ruinosa comida que sirven y la mala higiene del personal.

  3. Mucho más sencillo: adquirir una botella de vino o licor en la tienda duty-free, o incluso a bordo del avión. Coges la botella de Viña Tondonia, la rompes de un golpe, y tienes un arma inmejorable.

    Estamos en manos de unos expertísimos expertos expertérrimos en medidas de seguridad. Y nosotros nos dejamos manejar como ganado de la Mesta.

  4. Una forma maravillosa de hacer caer un avión de cualquier tipo, porte, índole o propósito para intentar este premio maravilloso ofrecido en l’e blog, es solicitar membrecía en los tan temidos NSA de los Estados Unidos de América, y declararse en rebeldía para luego declararlo como un escándalo norteamericano para ser investigado por el Senado que participó en organizarlo,tomando para ello control de las armas no convencionales y arrebatándole las determinaciones al Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas norteamericanas (Presidente Bush jr.) Paso seguido es determinante el tener un plan de dominación mundial desde las más de 700 bases militares y desde las más de 130 naciones en las que están ubicadas las bases militares con las antenas de baja intensidad para entregar comandos de los “programas de suicidio” MK-Ultra para marcar a los enemigos “marca-registrada” que se nos antoje para ir a ocuparles, a invadirles o a bombardearles o para salvar a mujeres con bombas de Napalm. En seguida, se hacen listas de “sospechosos ultrosos”, que estarán todos vivos posterior a nuestra acción transnacional, a buén resguardo de algún regio amante del oro de las naciones árabes con las que nos aliaremos para que les cuiden y nos mandamos una culiadita a todos los medios de comunicación de masas ubicándoles drogas o haciéndoles alcohólicos permanentes. Entregamos algunas señales de baja intensidad con nuestras antenas varias que nuestros aliados desde las naciones de la NATO acompañarán con otros toques delicados de alguna que otra arma biológica a legalizar con el apoyo del MI6 que está hambriento de sangre. Les ayudaremos así para determinar que sólo está permitido comer sopa en los aviones y que hay que andar completamente hediondos. O que hay que comprarlo todo en los aeropuertos desde donde ubicaremos algunas de las ingeniosas armas de la biometría nazi.
    Si todo esto no funcionara nos podríamos dedicar a asesinar ministros de Defensa como en Washington (Caso-Letelier con coche-bomba)con las redes y tropas de asalto de la CIA, o con toques de baja intensidad en las selvas de Brasil para apagar un poco el escándalo de la Varig que transportaba Gas Sarín por órdenes de la CIA. Hay que hacerles quebrar para que desaparescan todos los antecedentes y evidencias. O podemos practicar nuestras cualidades haciendo caer aviones en Paquistán para evitarnos explicaciones sobre las mentiras Bin-Laden. O podemos hacer caer aviones civiles con 100 o 200 pasajeros en Rusia o si no nos gustan las ministras de defensa socialistas matandolas con accidentes como en Ecuador, desde donde tenemos que defender el armamento atómico ubicado antes de lanzar algunos otros avioncitos de relativa importancia para los planes de globalización militar transnacional. Y que pueda ayudar a la NATO con nuevas aventuras de Mind-fucking transnacionales. Otras formas convencionales ya han sido probadas con órdenes entregadas de absoluta ridiculidad para luego manejar los aviones con las tecnologías de Remote control, pero de esto no podemos hablar aquí porque son secretos de la NATO como la antimateria. En cualquiera de los casos hay que lograr la determinación parlamentaria de que en cualquier momento las naciones de la NATO podrán derribar aviones civiles como en el caso de Alamania-no nazi. También deberemos armar a nuestras fuerzas policiales nacionales con ametralladoras y hacerlas pasear en los pasillos de los aeropuestos como en Paris para que losciviles puedan apreciar las maravillas de las rebelaciones bíblicas que anuncian que Europa y la NATO se han convertido en la Bestia bíblica nazificada. Nostradamus se está haciendo presente cada vez más nítidamente con sus profesías de determinaciones de que las cucharas deben desaparecer porque estamos viviendo el tiempo de los cuchillos largos, y de los “Programas de Noche y Niebla” con zombies. Qué mundo más perro, no?
    Ver más en links del 11 de septiembre con algunas mentiras y otros asuntos que pertenecen a la Corte Criminal Internacional de Naciones Unidas ICC-ONU http://www.alertas2007prensa.blogspot.com/ y con links a videos de investigadores norteamericanos con traducción al español, y al alemán.
    Me conformo con el quinto puesto!,porque después de todo estamos viviendo el mundo osiriano delfalo nazi y otros cuatro antes de mi podrán ser siempre más brilantes con su superioridad bancaria.

  5. Qué barato sale criticar y qué triste que se trate un tema tan serio con tanto sarcasmo. Que la nueva reglamentación es un incordio y tiene fallos… por supuesto. Pero es que da igual de qué normativa estemos hablando. Cualquier cosa que nos suponga una barrera la criticaríamos igualmente por unos motivos u otros. Pero eso sí, cuando pasa algo somos los primeros en decir que hacen falta más medidas de seguridad. Qué dificil (imposible) sería hacer que lloviera al gusto de todos en cuestión de seguridad aérea. Ya sé que nunca va a haber seguridad al 100% pero se trata de evitar el mayor riesgo posible o, por lo menos, de ponérselo un poquito más difícil a los malos. Seguramente, si yo no trabajase en el sector de la seguridad también lo vería como vosotros, e incluso estaría ahora añadiendo más ideas a las ya expuestas. Será una cuestión de mentalización. Uno piensa que lo que vemos en las noticias sólo les pasará a los demás… eso mismo pensaban las 2700 víctimas del 11-S.
    Cuando informamos al pasaje de la normativa sobre líquidos (que ni siquiera ha redactado Aena, ya que viene de la UE) tenemos que aguantar todo tipo de comentarios despectivos, insultos y hasta amenazas. Sin tener nada que ver con dicho reglamento. Los que redactaron dicho texto visten trajes oscuros con corbata y llevan maletines, etc. El trabajo sucio lo hacemos nosotros que estamos de cara al público expuestos a cargar con los brotes de rabia e indignación del pasaje que nosotros mismos a veces compartimos. A mí personalmente se me parte el alma cuando tengo que decirle a alguien que no puede pasar una lata de refresco, o que no puede acompañar a su madre a la sala de embarque por no tener tarjeta de embarque o muchas cosas más. Pero es por eso por lo que nos pagan; así como, al personal de limpieza pagan por limpiar y a los que nadie critica por su labor ni se inventan un juego sobre formas de ensuciar las terminales del aeropuerto.
    Y lo paradógico de todo esto, es que todas las medidas de seguridad que se toman (sean más o menos efectivas) son para la tranquilidad de las personas que se van a subir a ese avión, que al fin y al cabo son los pasajeros. El personal de seguridad cuando termina su turno se va a casa y punto. También ayudamos a la gente. Yo por ejemplo recibí una postal de unos holandeses a los que ayudé en una ocasión sin esperar nada a cambio y me llevé una sorpresa enorme. Cualquier gesto de agradecimiento es como una bocanada de aire fresco después de tanto sentirte el malo de la película. Mucha gente, sin embargo, ve con buenos ojos la nueva normativa y la aplaude. Uno siempre se espera cualquier reacción del pasajero a quien diciéndole lo mismo te puede, desde mandar a freir espárragos a darte las gracias. Tendrá que ver con la disponibilidad de colaboración que tengan, capacidad de mentalización o el estado de ánimo en el que se encuentren ese día.
    Cuando éramos pequeños y nuestro padres (erróneamente) nos decían eso de: “No hagas esto que ahí está el guardia” o “como no te portes bien le digo al policía que te lleve”. Crecimos pensando que los polis y los guardias eran malos. Que estaban ahí sólo para ponernos multas. Pero no, de repente un día en uno de esos conciertos gratuítos al aire libre rodeado de borrachos y grupos de gamberros me di cuenta de que su presencia me hacía sentir más seguro. Y de que cuando salieron los primeros macarras con sus coches tuneados haciendo el loco por la autopista deseaba que hubiesen más guardias de servicio. Total, que me di cuenta de que estaba equivocado… Cuestión de mentalidad.

  6. Bueno, lo primero agradecer a tod@s las ideas que han surgido hasta ahora…

    Lo segundo, pedirle perdón a “Vigilante Aeroportuario” por haberle ofendido con la entrada. No vamos a entrar aquí en la compleja discusión de cuánta responsabilidad tiene la persona que “ejecuta” una orden absurda, pero que quede claro que somos muy conscientes de que estas brillantes ideas de seguridad no proceden de los vigilantes, sino de los despachos. Por eso, la entrada no pretendía ofender a los que vigilan los aeropuertos, sino denunciar que -a través de lo que se vende como nuestra protección- se nos ofende a los que viajamos.

    Me parece muy interesante cuando comentas que se hace por nuestra seguridad ya que somos nosotros los que volamos. Nuestra impresión era que se hacía por nuestra tranquilidad puesto que -como pretendíamos demostrar con el juego- las ganancias en seguridad son mínimas. Vamos, que nos parece una especie de placebo antiterrorista. Si la opinión de “Vigilante Aeroportuario” es diferente a este respecto, estaríamos muy interesados en conocerla puesto que él es quien vive ese día a día en primera persona.

    Un saludo,

  7. Gracias a ‘Inicios’ por tu mensaje. Me alegra ver que se captó la idea de que somos simplemente ejecutores de unas órdenes en las que a veces más y otras menos somos los primeros en criticar. En mi anterior escrito me refería precisamente a que estas medidas se toman por la tranquilidad del pasajero. Otra cosa es que la explicación o el motivo que se de sea el de “por motivos de seguridad”. Me reitero: somos los primeros en criticar lo absurdo de muchas medidas y no sólo eso, sino que se nos ocurren muchas más ideas sobre los fallos en seguridad que a nadie sin que se nos escuche por parte de nuestros superiores. Efectivamente, hay mucho de placebo en este aspecto. Pero más bien se trata de eso, supongo, de dar sensación de seguridad. Aena pone un servicio de seguridad porque está obligada. No hay más: en realidad le importa bien poco. Lo único en lo que se preocupa es en que no haya colas en los filtros para evitar reclamaciones por parte de los usuarios. Priman las ventas y se le da más importancia al ‘centro comercial’ que es el aeropuerto en sí mismo que a la seguridad.

  8. propongo que se eliminen los filtros de seguridad en los aeropuerto y que las personas entrasen en los aviones directamente, como en los autobuses.

    Que les parece? mas comodo no?

    Sobre todo para los miles de suicidas que desearian volar un avión que por cierto son objetivo terrorista.

    pero eso sí seria mucho mas comodo que se eliminasen los filtros de seguridad antes de subir al avión, son un incordio.

  9. ¿ME GUSTARÍA SABER QUÉ QUIERE DECIR QUE LOS COMENTARIOS TIENEN QUE SER APROBADOS DESPUES DE LA HORA DE SIESTA VIENESA?¿ES UN NUEVO MODELO DE CENSURA?¿TIENE ALGO QUE VER CON MEDIDAS DE SEGURIDAD PARA ASEGURAR UNA BUENA DIGESTIÓN?¿O POR EL CONTRARIO ES UNA DE LAS MEDIDAS DE FOMENTO DE LA NATALIDAD QUE ESTÁN DE MODA?

  10. hola carmen,

    como estás comprobando con tus propios mensajes, estos se publican directamente sin necesidad de aprobación. también puedes leer justo antes de lo que comentas que “hemos tomado la opción de aceptar TODO tipo de opiniones”. no hay ninguna censura. sin embargo, de vez en cuando nos llega publicidad en forma de comentarios (que eliminamos) y muy de vez en cuando estos mensajes llegan en oleadas (momento en que activamos lo de la aprobación para evitar que se publiquen en masa y les lleguen a la gente subscrita a los comentarios). por suerte, las aplicaciones anti-spam son cada vez mejores.

    el aviso al que te refieres aparece para que nadie piense que su comentario ha sido eliminado si no aparece inmediatamente. como muchos de los que se pasan por aquí viven al otro lado del atlántico, también avisamos de que nos puede pillar durmiendo (aunque dormimos poco 😉 ).

    un saludo,

  11. Hola a todos/as:
    Yo creo que lo mejor para amenazar y secuestrar un avión es utilizar una simple HOJA DE PAPEL… ¿Sabéis cuánto duele el corte que te puede hacer una hoja de papel en el dedo??? Imaginaos entonces acercar una hoja de papel corriente y moliente al cuello de un pasajero… buf! qué daños puede causar eso… propongo que se prohiba subir al avión con hojas de papel…

  12. Bueno que decir sobre estas medidas de seguridad,aparte que son pesadas retrasantes,estresantes,una incordia para un enfermo que tiene que pensarselo a 4 veces antes de viajar o estar en prision en su pais porque le ponen peros a todo
    porque digamos una lata de bebida de donde sale que puede ser un explosivo,cuando el solo explosivo liquido no puedes moverlo sin hacerlo estallar al primero estornudo,y para que sirven los perros si no a olfatear los explosivos y asi prevenir un atentado.Si los que hicieron el reglamento son tontos pues los que los aplican les hagan ver lo inutil que es digo yo o somos todos ovejas y siempre tenemos que culpar el del al lado para minimizarlo todo y encontrar un chivo expiatorio a todo lo malo

  13. estoy totalmente de acuerdo con las medidas de seguridad de los aeropuertos. pero de eso a las humillaciones y “vejaciones” que sufrimos los usuarios va mucho. lo último es que el otro día me quitaron las botas, el cinto (yo lo llevo por que se me caén los pantalones), en esas condiciones pasé por el scaner. no pitó. pues me debieron ver cara de mala, que me cachearon………..vamos indignante, con el pantalón medio caido, descalza y una tia metiéndome mano…….y a eso le llaman medidas de que?????????? de seguridad????????????? y una mier………….

  14. Existe un método eficaz, constrastado por la Historia e imposible de eludir: pagar lo suficiente a la persona que te va a controlar. Se llama traición, venalidad, soborno, etc. Existe desde Caín y Abel. Nadie puede garantizar que la seguridad se venda, por dinero, por coacción etc. Y lo que me hace sonreir es que la gente olvida que en el 11-S los terroristas fueron registrados, pasaron por detectores de metales (arcos y manuales), su documentación fue revisada, y su equipaje visto por rayos X. Y lo consiguieron. Lo que poer me parece es la “criminalización” del pasajero, convertido en sospechoso al adquirir un billete. Y, por supuesto, los jugosos beneficios de los que viven de ese estado de miedo y terror.

Deja un comentario