Pesadilla de Navidad

No podíamos dejar terminar el año sin mencionar una de sus últimas noticias y quizá la más sorprendente de todas las que nos han llegado en los últimos 365 días. Se ha descubierto que un inmenso grupo de crimen organizado ha sido responsable de la muerte de incontables millones de personas, según informaron los periodistas Joanna McEnry y Henry Godstein en la última edición de The Chicago Time. El modus operandi de IC, siglas de la organización, parece ser de una sofisticación extrema, fruto de una elaboración que -siempre según el citado diario- se ha ido perfeccionando a lo largo de siglos.

McEnry y Goldstein afirman tener en su posesión documentos muy fiables que constatan el complejo entramado de la organización, a la que pertenecerían cientos de miles de personas diseminadas por todos los rincones del planeta. La publicación incluye un esquema a doble página que representa una extrema jerarquización dentro de la organización, que aúna algunos rasgos democráticos con otros heredados del medievo.

No parece haber acuerdo sobre el poder político ni económico de la organización en la actualidad, pero los redactores no son muy optimistas a este respecto y hablan de cifras que superarían el PIB de la mayoría de los países -y con pertenencias que también los superarían en extensión. Sí se han detenido más en los detalles escabrosos. Por ejemplo, en cómo la organización ha sabido sobrevivir a los cambios de los tiempos gracias a sus alianzas e influencias con grandes personalidades y riquezas, citando nombres que incluyen a reyes y presidentes. Cómo han fomentado el descenso del nivel educativo en regiones enteras para asegurarse el acceso a sus economías (aquí se incluye una lista con una sorprendente referencia a nuestro país). Cómo han ayudado a la propagación de epidemias mortales en otros lugares en los que empezaban a introducirse provocando paradójicamente el sacrificio de sus propios adeptos. Sobre este tan peculiar como trágico aspecto, los periodistas admiten desconocer las causas y los objetivos, pero incluyen datos escalofriantes sobre la mortalidad infantil a causa del SIDA en varios países africanos y los acompañan de un cartel promocional que aseguran haber conseguido de la organización y con la que ésta convence a la población enferma de que el uso de preservativo es negativo, con las consecuencias que todos podemos imaginar (y que unas fotos retratan con una crueldad que consideramos excesiva para una publicación como The Chigago Time).

Todavía nos han llamado más la atención los últimos párrafos del artículo, en los que se describen brevemente algunas de las leyendas que utilizan los agentes de la organización para disfrazar sus acciones y poder desarrollarlas a la vista de todos. Y sorprende descubrir cómo muchas están repletas de poesía y buenas intenciones, y lo familiares que nos resultaron la mayoría. Por ejemplo, la que parece ser la base de la que descienden todas las demás: una en la que se relata el nacimiento de alguien maravilloso que luchó hasta su muerte para que no hubiera organizaciones que abusaran del poder ni gente que acumulara más dinero que los demás, alguien que llamaba a todo el mundo su hermano.

(la noticia original con todos los datos aparece en The Chicago Time, n°348, versículo IV).

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page. Actualizaciones / Keep updated: RSS - Twitter - Researchgate - Email subscription

Deja un comentario