Kimmo Pohjonen:acordeonista

Foto de Pohjonen

La música es el arte donde más claros veo los intentos de revitalizar la tradición: proyectos en los que el artista parece saltar en el tiempo a siglos atrás para traerse consigo lo mejor del pasado y utilizarlo como un ingrediente -especial- en sus nuevas creaciones. Soy consciente de que esto ocurre igual en las demás artes y que tampoco es nada nuevo. Quizá lo que lo hace diferente en la música es que esa tradición es lejana y normalmente no está ante nosotros, pero aun así lo reconocemos como parte de nuestras raíces. Hay muchos músicos que parecen entenderlo también así y relacionan sus trabajos con la recuperación de una cultural tradicional perdida (a pesar de que no son fieles a los originales de esa tradición). Se me ocurren muchos nombres de muchas tradiciones diferentes: Martyn Bennett, Dhafer Youssef, Kepa Junkera, Talvin Singh… por citar algunos de los que más me sorprenden con sus creaciones.

Algunos hacen música más cercana a la tradición y otros son más radicales en su adaptación a la estética moderna. El finlandés Kimmo Pohjonen (en la foto con el acordeón y junto a Samuli Kosminen y su plato) está entre estos últimos. La historia de sus inicios me parece muy sugerente y significativa. Kimmo es un fruto más de esa fuente inagotable de genios denominada Academia Sibelius, en Helsinki, pero antes de llegar allí:

En Viiala, donde nací -un pueblo pequeño cerca de Tampere – había un club de acordeonistas. De los veinte músicos que lo componíamos, los otros 19 era tipos viejos; yo era el único joven. No era un instrumento muy cool. Yo incluso tenía miedo de contarles a mis amigos que tocaba el acordeón.


Más adelante descubrió en el departamento de música tradicional de la Academia que aquella música tradicional con la que había comenzado su andadura tenía grandes ventajas sobre la clásica que le enseñaban en los cursos, la principal: que era libre y no dependía de lo que estaba escrito. Esa libertad es una de las herencias que mejor se puede percibir en todo lo que él ha hecho después. Consciente de que la música tradicional necesitaba evolucionar para adaptarse al presente, Pohjonen le añadió percusiones modernas hasta convertirlo, de forma bastante casual, en música tradicional electrónica:

Samuli Kosminen (el maravilloso percusionista de Kalmuk) y yo estábamos preparando nuestro equipo para un concierto cuando me di cuenta de que él se había traído su nueva plataforma todo-en-uno de batería y percusión Roland HandSonic. Samuli la utilizaba para sacar algunos samples y yo le pedí que me siguiera la corriente con algunos ritmos a partir de los gruñidos y gritos que mi acordeón Lasse Pihlajamaa Timangi produce. Aquellos samples terminaron por guiarnos hacia una forma nueva de expresión. Para colmo, todo esto sucedió el día de mi cumpleaños, con lo que pensé que no podía haberle pedido a nadie un regalo mejor.

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page. Actualizaciones / Keep updated: RSS - Twitter - Researchgate - Email subscription

1 Comment

Deja un comentario