Zbigniew Herbert :: El señor Cogito lee el periódico

Más sobre la idea de la compasión:

En primera página
un informe del asesinato de 120 soldados

la guerra duraba mucho
te puedes acostumbrar a ella

justo al lado
la noticia de un crimen llamativo
con el retrato del asesino

la mirada del señor Cogito
se salta indiferente
la hecatombe de los soldados
para sumergirse con deleite
en la descripción del espanto cotidiano

un agricultor de unos treinta años
bajo el estrés de una depresión nerviosa
mató a su mujer
y a sus dos hijos

con precisión se describen
la ejecución del crimen
la posición de los cuerpos
y otros detalles

los 120 muertos
se buscan en vano en un mapa
la excesiva lejanía
los oculta como una jungla

no estimulan la imaginación
son demasiados
la cifra cero del final
los transforma en una abstracción

un tema para meditar:
la aritmética de la compasión

Zbigniew Herbert es uno de los poetas polacos más reconocidos del siglo XX. Durante su vida (1924-1998), tuvo la mala costumbre de ir contracorriente: primero como parte de la resistencia contra el nazismo, después como crítico mayor del régimen comunista. Eso le valió problemas de todo tipo, incluida la imposibilidad de ver publicadas sus obras. Esta situación terminó con los cambios políticos en Polonia y con el reconocimiento en el exterior gracias a su traducción al inglés (gracias al empeño de otro gran autor polaco: Czeslaw Milosz). Como suele ocurrir con los autores del este de Europa, el mundo hispanohablante parece resistirse al reconocimiento que Herbert se podría merecer tanto por su calidad como poeta, narrador y dramaturgo como por su defensa moral. En español he encontrado editado sólo una selección de sus poemas, pero espero haber buscado mal.

(Gracias a Marcin por regalarme el poema. La traducción de arriba es fruto de mi esmero y desfachatez y está basada en la de Xaverio Ballester -de la citada edición- y en esta en inglés.)

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page.

3 Comments

Deja un comentario