Corpus Oral Didáctico Anotado Lingüísticamente (C-Or-DiAL)

Portada del Corpus C-Or-DiALLa profesora Carlota Nicolás, de la Università degli Studi di Firenze, nos acaba de regalar un ejemplo de cómo las tecnologías no sólo nos pueden facilitar la realización de tareas antiguas, sino que además nos abren nuevas posibilidades didácticas imposibles hasta la fecha. En su caso, ha publicado C-Or-DiAL, una colección de grabaciones de habla espontánea en español transcritas y enriquecidas con etiquetas prosódicas y de funciones comunicativas. Un tipo de recurso que había sido hasta ahora propio del ámbito de la investigación y que Nicolás ha trasladado a las aulas de español de una manera que considero muy inteligente.

La característica más importante para mí como herramienta de enseñanza de lengua es su autenticidad. C-Or-DiAL nos permite trabajar con habla de verdad sin los matices artificiales que suelen incorporar las grabaciones de los métodos de idiomas. Eso hará seguro que sea bastante más complejo en un primer momento para los estudiantes, lo que le da un valor especial a la claridad con la que la autora nos lo da estructurado y a las anotaciones que lo acompañan.

El uso más inmediato de este corpus es como fuente de materiales para realizar sesiones de comprensión oral, que permitirá varios niveles de profundidad dependiendo de las informaciones que utilicemos de todas las que el corpus nos da. Sin embargo, la aportación que a mí me parece más novedosa e interesante, también propuesta explícitamente en el libro, es su uso como modelo para elaborar un corpus similar con los alumnos. Esta obra es fruto en gran parte del trabajo de la profesora con sus estudiantes de Florencia, a quienes enseña los secretos de la oralidad en español a través del trabajo de la transcripción de lo que escuchan. Se trata, por lo tanto, de una metodología parecida a un dictado en la que lo que se transcribe no es la reproducción de algo escrito, sino de un discurso natural registrado en circunstancias también naturales. El trabajo de pasar esa realidad oral a la escritura obliga a una reflexión importante de cómo funciona el español hablado y saca a relucir inevitablemente las diferencias con lo escrito.

El método es aún de más valor para estudiantes que pretenden dedicarse al español de una manera profesional como son, por ejemplo, los de los grados de traducción e interpretación, que requieren de un acercamiento a la lengua consciente y reflexionado. Yo me atrevo a añadir, por este motivo, que es un método valioso también para estudiosos del español que sean nativos en esta lengua. Mi experiencia me dice que detenernos en lo oral con la paciencia a la que nos obliga una transcripción de una conversación espontánea puede convertirse en toda una aventura con muchos descubrimientos sorprendentes de cómo es realmente lo que damos por hecho que conocemos. Una terapia perfecta para limpiarnos de los muchos prejuicios hacia lo oral que nuestra tradición académica nos contagia.

Las sesiones transcritas están disponibles en la página del Laboratorio Linguistico del Dipartimento di Italianistica dell’Università di Firenze y el libro con el CD se acaba de ser publicado en España por Liceus.

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page.

2 Comments

  1. Recuerdo a esta profesora en su visita a la UAM. Me pareció interesantísimo su trabajo y me alegro de que lo haya publicado 🙂 Por cierto, los archivos de audio, ¿no se pueden pasar a .mp3? ¿Tanta calidad perderían? Al menos en .flac seguro que ya ocuparían muchísimo menos que en .wav.

    1. Yo estoy de acuerdo contigo en que flac o ogg serían suficiente y facilitarían descargarlos. Imagino que la idea ha sido dar el material con la máxima calidad para asegurar que cada uno lo pueda reutilizar como mejor vea… Ten en cuenta que la publicación principal es un libro con un CD en el que vienen los textos y los audios y ahí no está el problema de la descarga.

      Me alegro de que te pareciera interesante y un placer encontrarte también por aquí.

Deja un comentario