Latidos del olvido

Hace ya unas semanas que me encontré paseando por el -muy recomendable- blog de Rafael R. Arte en la calle con unas fotos de las que no me he podido escapar desde entonces. Las imágenes tienen una belleza que no me voy a atrever a describir. Prefiero invitarte a un aperitivo aquí y a que visites el blog de su autor Javier Arribas y el del proyecto que enmarca estas fotos, Latidos del olvido.

En el país de las maravillas de Sr. Arribas

Javier lo describe como un proyecto artístico

encaminado hacia la “crea-ocupación” de lugares abandonados, cuenta con la colaboración de artistas y pensadores que aportan sus intervenciones y reflexiones intentando rescatar realidades del pasado y del presente. Creaciones in situ, realizadas en un lugar, con ese lugar y para ese lugar.

El proyecto nos lanza a miradas diversas sobre los fenómenos que venimos viviendo y sufriendo de la mano de la urbanización irracional de los paisajes. Tenemos mucho sobre lo que hablar alrededor de este tema. Estamos en un país esperpéntico en todos los ámbitos que lo afectan, desde el sistema político que elige qué y dónde hay que construir hasta su financiación, pasando por múltiples complejos populares del tipo burro grande ande o no ande. A pesar de ello, los discursos suelen ser superficiales y aburridos, mucho en los casos que defienden lo indefendible, pero también en la mayoría de las críticas que se construyen en contra. Por eso me resulta refrescante encontrarme con un proyecto como este, abierto a miradas curiosas que nos hacen ver más allá de los titulares de siempre.

CAMINOS EN EL DESIERTO de Ulises Faragüit

Latidos del olvido se construye poco a poco con los aportes de múltiples autores. Además del propio Javier Arribas, Enrique Rubio Moreno, Miguel Amorós, Eva Lavilla Rey, Paye Vargas Soria, Pstraze… nos hablan de los lugares abandonados a través de reflexiones y imágenes. Más allá del valor del proyecto como reflexión, también es emocionante ver el poder estético de lo abandonado. Unos lugares iluminados unas veces por los fantasmas de un pasado y, en muchas ocasiones, por los fantasmas de un pasado que no llegó a concretarse más allá de promesas, ilusiones y primeras piedras.

"Recipientes de humanos IV" de Diego Llorente Domínguez

2 pensamientos en “Latidos del olvido”

Deja un comentario