The Overhaul de Kathleen Jamie

Portada de The Overhaul

The Overhaul es lo primero que cae en mis manos de Kathleen Jamie a pesar de los muchos y muy prestigiosos premios que ha recibido ya esta poeta escocesa nacida en 1962.

Mi sensación, sin embargo, es de conocerla desde que éramos niños. Creo que es tanto por su forma de escribir como por lo que escribe. Jamie es de los que entienden que escribir la palabra justa no significa buscar en el baúl de los recuerdos la más exacta, sino en ofrecer la que transmita la sensación con mayor intensidad. Sus poemas se desarrollan con un ritmo familiar, ni con pausas impostadas ni con las aristas pulidas, y lo mismo construye con él versos libres que sonetos.

The grey storm passes
a storm the sea wakes from
then soon forgets…

surf plumes at the rocks –
wave after wave, each
drawing its own long fetch

-and the hills across the firth-
golden, as the cloud lifts- yes
it’s here, everything

you wanted, everything
you insisted on-

Even the raven,
his old crocked voice

asks you what you’re waiting for

Una constante en estos poemas es su mirada hacia nuestra relación con la naturaleza y es aquí donde he encontrado la mayor originalidad y lo que verdaderamente hace que este libro sea importante para mí (y parece que no sólo para mí a juzgar por los reconocimientos que ya va acumulando en los pocos meses que lleva publicado). La naturaleza es a veces bella en estas páginas, pero su característica más nítida es su poder: la naturaleza de The Overhaul supera al hombre, que no es capaz siempre de descifrarla. Las tormentas aparecen destructoras y los marineros se adaptan a ellas para poder sobrevivir; las arañas, los cuervos, la luna… realizan sus destinos como si les diera igual nuestra presencia, que se siente a menudo torpe y ajena. Kathleen Jamie muestra lo inevitable con una belleza desnuda que demuestra que la sensibilidad más rotunda no necesita de trajes.

El libro se abre con “The beach”, que no engaña sobre lo que hay después:

Now this big westerly’s
blown itself out,
let’s drive to the storm beach.

A few brave souls
will be there already,
eyeing the driftwood,

the heaps of frayed
blue polyprop rope,
cut loose, thrown back at us—

What a species—
still working the same
curved bay, all of us

hoping for the marvellous,
all hankering for a changed life.

Lo primero que he hecho al terminar el libro es hacerme con  Sightlines, también del 2012, y Findings (del 2005) que parecen transmitir la misma filosofía, pero con forma de ensayo. Deseando ponerme con ellos…

Deja un comentario