Las palabras fabricadas del capitalismo: El proyecto “Energías semióticas” en Yorokobu

Fragmento de la ilustración de Francisco Javier Marcos

Enrique Alpañés ha escrito un artículo en la página de la revista Yorokobu inspirado en el proyecto Energías semióticas, que realizamos un grupo muy interdisciplinar bajo la iniciativa de la artista Alejandra Pérez Núñez. Lo ha titulado “Las palabras fabricadas del capitalismo” y en él aparecen fragmentos de unas preguntas que me realizó hace unas semanas y con las que yo pretendía reflexionar sobre cómo se han privatizado los espacios públicos hasta el punto de que ahora solo contienen mensajes de mercado, sin presencia alguna de los más propios en otros tiempos de las plazas y las calles: encuentro, intercambio, diversión, conversación, etc. Creo que Enrique lo ha explicado perfectamente en el arranque del artículo:

El ser humano tiene la necesidad de plasmar sus pensamientos sobre el hábitat que le rodea. La necesidad de comunicar más allá de la forma oral, de dejar un mensaje impreso para llegar a una audiencia mayor que un mero interlocutor, para trascender espacio y tiempo. Este fenómeno explica desde las primeras pinturas rupestres hasta la propagación de los grafitis. Explica el éxito de Twitter y la espontánea reacción de la ciudadanía madrileña tras los atentados de Madrid, en un fenómeno que se ha repetido a lo largo y ancho del globo cada vez que ha habido una gran tragedia.

Si el ser humano tiende a plasmar de forma física sus pensamientos, las ciudades deberían ofrecer un reflejo de esa realidad,. Pero no es así. Mientras que las paredes de los suburbios gritan, las fachadas de los centros urbanos hablan con una voz impostada y sexy: «Hazte con ello».

 

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page.

1 Comment

  1. Creo que las intenciones quedan claras cuando vemos que en los cristales del tragabolas de Sol ahora hay publicidad en vez de carteles del 15M hechos por la gente. Ya solo quedan libres las lonas para tapar el sol… Al tiempo.

Deja un comentario