Terrorismo Lingüístico

Terrorismo Lingüístico

Terrorismo Lingüístico es un espacio creado para emprender una investigación lingüística paralela a la investigación académica. Los que escribimos y leemos aquí creemos que la mayor parte de la investigación académica en lingüística no está a la altura de los tiempos que corren, al ser lenta, pomposa, repetitiva y ajena a nuestra realidad.

Nosotros somos jóvenes (tomando la juventud como concepto opuesto a la ranciedad y al anacronismo; nada que ver, en realidad, con la edad).

Somos entusiastas del lenguaje en todas sus proyecciones: lingüística, lengua, literatura, comunicación, tipografía, música y, en general, cualquier forma de expresión del ser humano.

Queremos formar un grupo de personas en el que no quede clara la diferencia entre emisor y receptor (y ¡ay, si fuera posible que no hubiera siquiera!).

Creemos que la autoría no hace ningún bien a los propósitos de la investigación, sino todo lo contrario. La idolatría hacia un nombre hace que las ideas de los demás queden por debajo de las suyas. Por tanto, todos los posts serán anónimos o, más bien, de autoría colectiva, pues se presupone de quien lo ha escrito que comulga con las cosas que decimos aquí.

Así empieza el Manifiesto de Terrorismo Lingüístico y están cumpliendo en su hasta ahora breve vida. Publicaciones de extensión variada, con formatos distintos, abiertos al debate y con ideas/testimonios con poder para tocarle la fibra a cualquier amante del lenguaje.

No buscamos un producto perfecto, pues nunca va a llegar. Simplemente buscamos, y esperamos estar a la altura de todo lo que vamos a encontrar.

No somos inmovilistas: no vemos diferencia entre un escrito de 200 palabras y uno de 8000, pues lo importante es decir todo lo que vemos, pensamos e intuimos.

No creemos en la norma académica. En serio, bastante tenemos ya con todas las diferencias de poder que se crean en torno al sexo, la raza, la edad, la sexualidad, la constitución física y otras muchas cosas como para permitir que siga existiendo un elitismo lingüístico según las reglas de instituciones imperialistas como la RAE.

De igual manera, pensamos que la corrección no solo no es necesaria a la hora de investigar, sino que en algunos casos nos supone un problema a la hora de expresar lo que queremos. Si es necesario decirlo con algún joder de por medio, así será dicho, coño.

No pretendemos decir nada nuevo, aunque ojalá ocurra y ojalá pronto deje de ser nuevo. Pero no vamos a subirnos a hombros de gigantes, porque nadie nos puede prometer que los gigantes no estén equivocados.

Llegados hasta aquí, ¿por qué terrorismo? Porque es lo que llaman a lo que tienen miedo, a lo que no conocen, a lo que es distinto. Porque ya nos han llamado terroristas por ser jóvenes, por tener Twitter, por ser feministas, por ir a manifestaciones, por cuestionar sus normas… Porque en nosotros no causa efecto su manipulación semiótica, pero a ellos sí se lo causan nuestras palabras.

Esto es un poco tirar piedras sobre mi propio tejado académico, pero da gusto lapidarse si las piedras te las regalan otros amantes de la lingüística, más nuevos, más temerarios y con tan buena puntería. Mucho impulso y larga vida.

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page. Actualizaciones / Keep updated: RSS - Twitter - Researchgate - Email subscription

Deja un comentario