“Posverdad” y universidad

Foto de © Jeremy Brooks | Flickr
Foto de © Jeremy Brooks | Flickr

Tras la resaca del festival de “palabras del año” con la que diccionarios e instituciones consiguen su día de gloria anual, quedan algunas reflexiones interesantes que no deberíamos olvidar rápidamente. Lydia Nobbs ha publicado lo siguiente en Public Seminar sobre la palabra del año para el Diccionario Oxford, posverdad (“post-truth”) .

¿Es la “posverdad” algo nuevo y diferente? ¿Marca la relevancia y actualidad de esta palabra un cambio significativo, una tendencia, un año especial o no es más que un reciclado de lo que la Historia ya ha visto antes?

Kenneth Prewitt, en su conferencia sobre “El futuro del conocimiento académico,” advertía del alto riesgo de tales preguntas. Puede que la academia haya perdido el monopolio del saber, pero eso no implica necesariamente que este sea ahora más igualitario. En el contexto actual, los “think tanks” y los grupos de influencia compiten con las universidades por adueñarse del conocimiento. Las universidades luchan por cuestiones de autonomía y de métricas de rendimiento. La investigación académica no llega al público general y cada vez está más vendida al mercado.

Teniendo todo esto en cuenta, los intentos por encontrar la verdad tienen un futuro incierto, especialmente cuando los métodos que determinan qué es un hecho se rechazan por considerarse elitistas y cuando el pluralismo epistemológico (las distintas formas de saber cosas) se ha consolidado hasta el punto de que cualquiera puede “conocer” cualquier cosa lo suficiente como para decir que es verdad. Bajo estas condiciones, es posible negar el Holocausto o el cambio climático.

Luchar por un mundo que respete el conocimiento y la investigación es más importante hoy que nunca.

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page.

1 Comment

  1. Mi querido Bukowski habría dicho algo así como que el sofismo nunca se abolió, solamente se abolió para incluir a nueve décimas partes de la población. Ya no hay verdades absolutas,solo creencias. Y algunas cotizan más caro que otras.

Deja un comentario