Cómo hacer un trabajo universitario 4: Cómo dividir en capítulos y apartados

Los trabajos académicos tienen por lo general una extensión que hacen recomendable una división en capítulos. Cada uno de ellos ha de llevar un título que resuma de manera clara y precisa su contenido. Con el fin de distinguirlos en el texto, los títulos se escriben en un tipo de letra diferente (bien en negrita, bien en mayúscula) y dejando un interlineado mayor por delante y por detrás. En los títulos no se escribe punto final. Ejemplo:

1. CARACTERIZACIÓN LINGÜÍSTICA DE LOS NOMBRES DE INSTRUMENTOS DE MEDIDA. REPERCUSIONES LEXICOGRÁFICAS

Los títulos de capítulos se centran o bien se alinean a la izquierda; los de los apartados siempre se alinean a la izquierda. Es optativo – aunque muy recomendable – numerar tanto los capítulos como los diferentes apartados que contienen, pero es muy importante mantener a lo largo de todo el escrito tanto la coherencia de la numeración como el formato de letra utilizado en los títulos. Desde el punto de vista estético, es importante no dejar títulos sueltos a final de página.

Un apartado es un párrafo o serie de párrafos que, dentro de un capítulo, están jerarquizados respecto a otros. Es necesario marcar los apartados con claridad, para que se aprecie bien el orden. Como marcas se pueden emplear números, letras u otros signos gráficos. Ejemplo:

  • 1.1 El anacoluto
    • 1.1.1 Definición
    • 1.1.2. El anacoluto en las producciones orales
    • 1.1.3. El anacoluto en las producciones escritas

Si solo no necesitas apartados que a su vez se subdividan, usa letras y escribe tras ellas el cierre del paréntesis:

  • a) ———————
  • b) ———————
  • c) ———————

Otros signos gráficos que puedes emplear son la raya (–), el asterisco (*), el punto grueso (●) o las flechas (→, ►).

Volver arriba o al índice principal.

Deja un comentario