El gran silencio

Imagen de la película El gran silencio

Treinta celdas situadas alrededor de un claustro. En ellas viven otros tantos monjes en un difícil equilibrio entre la soledad y la vida comunal. La soledad es su modo de unión con Dios, tarea que realizan con total intensidad en nombre de todos nosotros. Están entre montañas y son autosuficientes.
Pertenecen a la orden de los cartujos y viven en el mismo lugar que hace casi mil años el obispo San Hugo le ofreció a San Bruno para que pudiera retirarse para dedicarse plenamente a la oración (el valle de la Cartuja). La belleza de las montañas de Grenoble les ha ofrecido desde entonces la paz que necesitan para su labor. Allí sus conversaciones son siempre con Dios con una sola excepción semanal en la que pasean juntos en las inmediaciones del eremitorio. No reciben visitas.

Sus lecturas, sus trabajos, su silencio… les había pertenecido siempre solo a ellos. El resto habíamos sabido de sus ideas gracias a sus publicaciones, desde libros hasta páginas de Internet en los que intentaban explicar cuáles eran sus inquietudes. El director alemán Philip Gröning intentó conseguir permiso para grabar el día a día de lo que allí ocurría. Le contestaron que no era el momento. Dieciséis años después se pusieron en contacto con él para decirle que estaban preparados, siempre que viviera con ellos el tiempo que necesitara llevando una vida similar a la de un cartujo. También le pidieron que no fuera prosaico en la realización de la película: que se dejara guiar por la poesía. El resultado se llama El gran silencio (Die grosse Stille) y se estrena este viernes en España (en Alemania ya ha sido publicado en DVD).

———————-

Actualización 3/12/06: Die grosse Stille ha sido premiada como mejor película documental del año en los Premios del Cine Europeo (European Film Awards 2006).

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page. Actualizaciones / Keep updated: RSS- Email subscription

3 Comments

  1. Bueno, suena interesante. El problema es que hace tanto tiempo que no voy al cine que a lo mejor el que necesita 16 años para prepararse soy yo, y para entonces… Bueno, besiños desde Madrid!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: