La velocidad y el tocino

Information Superhighway (Copy Rights: Patrick Chappatte)
© Chappatte – www.globecartoon.com

Hace más de un año que nos decidimos a empezar esta aventura en la que se ha convertido Inicios. La motivación original surgió al ver cómo algunos asuntos muy importantes (por ejemplo el Sáhara, que fue protagonista de nuestra primera entrada y lo ha sido también de una de las más recientes) no tenían repercusión en los grandes medios de comunicación. Ellos estaban -y están- ocupados en otras cosas: en las suyas. Estamos muy contentos con la aventura porque aprendemos cosas nuevas constantemente y nos permite entrar en contacto con gente como tú a la que difícilmente habríamos tenido acceso de otro modo. Pero también nos han surgido dudas graves en el camino… y para eso tenemos esta sección de «Yo blogo, tú…», de desahogo.

Hemos aprendido que esto de bloguear tiene sus reglas a pesar de que a veces se proclame su libertad absoluta. La censura no es directa, pero sí existe: la imponen, entre otros, los buscadores y -esperamos no meternos en ningún lío- los demás blogs, especialmente los que cuentan con mayor número de lectores. Porque nos parece que lo importante no es poder decir algo, sino poder ser escuchado. En general, nosotros hemos tenido buen recibimiento tanto por parte de unos como de los otros, pero eso no quita para que veamos que ambos tienen su poder y lo que eso conlleva.

Una regla de oro en la blogosfera es la de ser activo: participar en foros, comentar entradas ajenas, publicar cosas propias con periodicidad… Cosas que, menos la última, nosotros ya hacíamos antes encantados, lo cual no quita, de nuevo, para que ahora percibamos que es una regla del juego. Y aquí viene la duda que le da título a esta entrada (y que tan bien refleja el dibujo que la encabeza: gracias Patrick por cedernos los derechos del dibujo; esa imagen vale más que mil palabras): ¿es posible compatibilizar un ritmo alto de publicación con una reflexión serena de las cosas que se tratan? Porque la mayoría de los blogs que nosotros leemos, y el nuestro mismo, tienen como finalidad reflexionar sobre asuntos de interés, pero ¿se puede reflexionar a la vez que se leen cientos de informaciones diarias? ¿Es posible distanciarse en medio de este movimiento de datos?

No tenemos la respuesta. Quizá estemos cambiando la forma de reflexionar, antes meditativa y encerrada en una soledad sólo alterada por la intromisión de uno o dos libros,y ahora convertida en un diálogo público. A nosotros nos gusta la nueva versión (aún podríamos decir más: nos engancha), pero eso no quita para que no percibamos que nos hemos ido al otro extremo y que quizá deberíamos pensar en encontrar un punto más en el medio…

Como siempre en esta sección, invitamos especialmente a los demás a bloggers a iluminarnos con sus reflexiones sobre el tema en los comentarios. A ver si entre todos nos aclaramos un poco…

9
Etiquetas :

9 comentarios en “La velocidad y el tocino

    • Gravatar del autor

      bueno yo creo que tienen razon con lo de que todos los dias leemos cientos de noticias, articulos, criticas, etc., creo que el poder reflexionar a cerca de lo que leemos no es algo dificil o imposible de realizar, ya que de una u otra manera lo llegaras a reflexionar o comentar con alguien mas o solamente con uno mismo.

      creo que lo «dificil» seria poder escribir tal reflexion o comentario, en el blog donde uno leyó la noticia, ya que muchas veces no se tiene tanto tiempo como para comentar en todos los blogs que leemos, pero esto no significa que no se haya reflexionado a cerca de algo.

      a mi parecer si es posible distanciarse de vez en cuando de todo este movimiento de datos, porque al menos en mi caso, no me la paso leyendo blogs todo el dia aunque casi siempre en mas de algun momento llego a comentarle a alguien a cerca de algo que lei o vi en un blog o casi siempre me la paso pensando a cerca de algo que lei o vi en un blog.

      asi que puedo decirles que si es posible reflexionar a cerca de toda la informacion que absorbemos dia a dia, porque quiera que no, los blogs son parte de nuestra vida diaria

      saludos y gracias por la invitacion a dar mi punto de vista 😀

    • Gravatar del autor

      Estoy de acuerdo con Ricardo en que sí que es posible reflexionar sobre la información que recibimos. Sin embargo, en el caso de los que mantenemos un blog (o varios) creo que se nos impone (o nos autoimponemos) un ritmo de publicación que, como se apunta en la entrada, exige rapidez en la reflexión. Y como hemos aprendido a partir de otros ámbitos (especialmente el gastronónico 😉 ), rapidez no suele equivaler a calidad. Aunque siempre hay excepciones (yo diría que Inicios puede ser una…). En cualquier caso, creo que hay que concebir los blogs como procesos de reflexión dinámicos. Es, como decís, una nueva forma de reflexión siempre inconclusa y siempre mutando a través del tipo de relación que se establece con otros blogs y otros internautas.

    • Gravatar del autor

      En mi opinión lo bueno de los blogs es poder encontrar puntos de vista totalmente distintos en cada una de ellos y lo más importante personales.

    • Gravatar del autor

      Una de las normas no escritas en la blogoesfera es no molestar a los demás enviándoles emails, comentarios o similar diciéndoles que entren a tu blog, y eso es lo que estais haciendo, y molesta bastante señores.

      si se tienen buenos contenidos los visitantes llegan solos, eso si, te lo tienes que currar y no hacer spam descarado.

    • Gravatar del autor

      Estimado Manuls,

      tanto a ti como a los demás a los que hemos invitado a la discusión (alrededor de 10) os hemos elegido entre los blogs que leemos pensando que os podía interesar y, sobre todo, que nos podía interesar a nosotros vuestras opiniones.

      En tu caso está claro que nos hemos equivocado tanto en lo uno como en lo otro.

      (El spam se suele hacer para conseguir lectores, no colaboradores).

      En todo caso, en la medida en la que tu comentario ilustra bien el tema que tratamos, gracias.

      ————————————————-
      Actualización necesaria:

      resulta que la otra mitad de Inicios me acaba de informar de que entiende tu postura -y también me la ha hecho entender a mí, lo que tiene su mérito- por lo que, aunque les agradezco a Ricardo, L y Rubendomfer que hayan compartido sus reflexiones (y animo a los demás a que lo sigan haciendo, puesto que el tema nos parece interesante), debo pedirte disculpas si el mensaje te ha parecido mal (disculpas que, por otro lado, estaban explícitas en el famoso mensaje, pero probablemente aparezca en todos).

      Mea culpa. No volverá a pasar.

    • Gravatar del autor

      Disculpas aceptadas. Siento si mi comentario resultó algo agresivo (me lo parece a mí mismo al releerme), no lo pretendía en absoluto.

      Y en cuanto al artículo, aqui mi aportación:

      Lo bueno de la blogosfera es poder expresar tu opinión a cualquier artículo que escriba una persona, lo que pasa es que, tal y como está creciendo la blogosfera hispana esto está siendo bastante complicado, ya que continuamente salen autores de blogs que quieren hacerse ricos y/o famosos con sus blogs y que actualizan constantemente sin ningún tipo de rigor ni originalidad, ya que al final se repiten los contenidos más que un plato de fabada.

      Por otro lado están los pesos pesados, que parece que lo que cuentan ellos es siempre lo mejor, lo más nuevo e innovador. Y nunca, o casi nunca, es así. No veas lo que puede molestar que un tema del que hablaste tu en tu blog hace meses se ponga de moda en la blogosfera porque zutanito A-Blogger haya hablado de eso en su blog con millones de visitas. Pero esto es así, también ocurre en los medios tradicionales y en la vida diaria, y queramos o no, la blogosfera es un reflejo de todo a la vez, mezclado.

      Bueno, no sé si me he liado de mala manera o que, pero ahí está mi opinión 🙂

    • Gravatar del autor

      Mi relación con la blogosfera es escasa, no va más allá de inicios, el blog personal personal personal de un amigo, el de TeGustaLoQueVes (desactivado por alguna razón) y el de Noaz. Y ya. Pero sí que comparto ese estrés que provoca la saturación de información característica no sólo de la red, sino también, en mi caso particular, de la música. He llegado a la conclusión de que no todo se puede oír, no todo se puede ver, no todo se puede leer, y que basta con estar satisfecho con que las cosas quie uno lee, ve y escucha cumplan con las expectativas que uno se ha formado. Sin pensar en todo lo que nos perdemos.

      En cuannto a mi faceta de blogger, la verdad es que soy bastante vago, y eso que la calle es, con la música, lo que más me obsesiona de la cultura. No sé muy bien con qué tiene que ver.

    • Gravatar del autor

      Hola, el tema a tratar aquí me parece interesante, alguna vez leí el libro “Angustia Informativa” de Richard Wurman que habla precisamente de la saturación de datos e información a la que somos expuestos todos los días, a esto le podemos sumar que el hombre es especialista en el arte de preocuparse por no saber o no estar al día, motivos clave para experimentar esta angustia informativa.

      Puedo decir que el punto entre leer información y asimilarla (llegando a una reflexión), es bastante amplio. Cualquiera puede tener sindicados 800 blogs en sus feeds, pero no cualquiera puede asimilar y aprovechar el contenido de esos 800 blogs. Simplemente creo que a veces pensamos que necesitamos saber más sobre todo (aunque no nos interese) que realmente reflexionar sobre algunos temas que sí nos puedan ser útiles.

      Bueno eso es lo que creo, finalmente todavía no termino de cuestionarme si soy un bloguero o un diseñador intentado bloguear.

      Saludos!

    • Gravatar del autor

      Muchas gracias por la referencia de Wurman, Seth. Nos la apuntamos!

      Lo de tener sindicados 800 blogs, nos suena…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.