SuperHéroes

Hiro en Heroes

Tendré en cuenta que, según las estadísticas de visitas, vivimos en puntos distintos del planeta para no estropear ninguna de las sorpresas que depara el argumento de esta serie de Tim Kring que está siendo producida por la NBC (por el capítulo 21 en los EEUU en el momento en que escribimos estas líneas). Creo que es posible realizar la crítica sin desvelar demasiados detalles.

Voy a empezar por los puntos débiles y aquí debo confesar una circunstancia que puede afectar a mi juicio: tanto yo como eLe somos auténticos seguidores de Los Soprano (serie a la que le deberíamos dedicar alguna entrada, quizá ya aprovechando que llega su final) y estos mafiosos han puesto el listón muy alto prácticamente en todos los ingredientes de una buena serie. En Héroes, los actores no parecen haber sido elegidos tanto por su calidad o adecuación a los personajes como por su atractivo. Esto no es ninguna novedad: lo vemos en prácticamente todas las series. Aquí los actores tienen un tirón obvio, la mayoría ya populares por otros shows, pero esos pelitos tan colocadamente despeinados y esas cutis perfectas le quitan bastante verosimilitud a una serie que, por las características de su argumento, la necesita en grandes dosis.

Ya que estamos con el argumento, creo que éste es narrativamente confuso, algo que puede parecer normal si tenemos en cuenta que algunos de sus personajes pueden, por ejemplo, viajar en el tiempo y en el espacio, pero que en este caso viene más de cierta desorientación en los guionistas. Yo tengo la impresión de que han ido decidiendo la trama según la han ido escribiendo, como si no hubieran confiado en un primer momento en las posibilidades a largo plazo de su emisión (¿quizá por eso el reciente parón de más de un mes en los EEUU?). Algo así como que habían dado con una idea cool y la habían llevado a la práctica antes de rellenarla con un contenido de cierto peso. Esto provoca que uno no sepa muy bien qué esperar del siguiente capítulo, sobre todo en los primeros. Después el personaje de Sylar (el malo de la película) le da más sentido a los acontecimientos, pero sacrificando la originalidad durante algunos episodios en que la serie se convierte en un thriller de asesinatos en serie.

Hasta aquí la cal porque la serie también tiene bastantes cosas positivas. La que me ha decidido a escribir estas líneas en Inicios es la actualización que supone del tema de los superhéroes. Muchos de los rasgos más interesantes de los clásicos han sido retomados aquí y adaptados a la actualidad. El más importante para mí es el del carácter extraño de los protagonistas. Un superhéroe no es una persona normal, sino alguien diferente y lo diferente asusta. De hecho, aún se puede decir más (y la serie lo hace): lo diferente puede ser utilizado por terceros para asustar. Aquí Héroes hace muchos guiños a la historia más reciente de los EEUU y lo hace otorgándole los papeles de “los buenos” a los que son considerados en la ficción como auténticos terroristas. Distintos, peligrosos, terroristas… Curiosa elección, ¿no? Y en el otro bando está el presidente de los EEUU, las fuerzas de seguridad… Como decía, los clásicos nos han mostrado multitud -prácticamente todos- de héroes que tenían que esconder su condición ante la sociedad, pero me parece que esta característica está muy bien utilizada en este caso.

También es interesante la elección de Hiro (en la foto), el único héroe no estadounidense. Y me parece interesante porque, al contrario que muchos de sus compañer@s (guap@s, alt@s, seri@s, intimidantes…), Hiro es algo así como un antihéroe: mucho sentido del humor, mucha torpeza, un físico bastante redondito… Por no faltarle, incluso le han puesto gafas y, espero que nadie se asuste, es asiático. ¿El típico héroe para los EEUU? Curiosamente, él mismo sufre una fuerte transformación a lo largo de la serie que lo convierte -a cambio de sacrificar su sonrisa y de disimular sus curvas- en algo más parecido al estereotipo normal. Una forma particular de mostrar que las apariencias pueden engañar y de que no todos los héroes son como nos los pinta nuestra tradición: la misma que refuerza el resto del plantel.

La trama tiene esas paradojas que encontramos siempre cuando a algún personaje le da por viajar en el tiempo. Hay que reconocer que son difíciles de lidiar y que, en este sentido, la serie es (al menos hasta el momento) menos tramposa que otras también basadas en la tensión argumental, siendo el ejemplo máximo “24 horas“.

Por último, diré que Héroes nos ofrece todo un mosaico de las modas actuales. Algunos momentos son 100% Matrix, con el buenísimo vestido y andando incluso a lo Neo. Otros llegan a producir casi la carcajada por lo salvajemente que se incorporan elementos puramente cotidianos al argumento. Un ejemplo claro es la frase clave de la serie: “Save the Cheerleader, save the world” (Salva a la animadora, salva el mundo), pero hay muchos otros -como los bares de carretera- que se agradecen porque su sabor costumbrista le da verosimilitud a lo que ocurre.

Creo que la serie va ganando según avanza y ahora (capítulo 21) se encuentra en un punto bastante prometedor. Espero que siga la misma tendencia y que no estropeen sus virtudes a cambio de ser políticamente correctos (pero estamos hablando de la NBC, tampoco vamos a engañarnos). En cualquier caso, es una buena muestra de cómo la ficción incorpora a sus mundos cada vez con mayor rapidez los cambios que acontecen en nuestras realidades. Así nos acercan sus historias imposibles y nos hacen más permeables a sus valores. Y pasamos un buen rato.

—————-
Advertencia: los comentarios de este artículo SÍ contienen información sobre episodios que aún no han sido televisados en, por ejemplo, España.

7 pensamientos en “SuperHéroes”

  1. Veo que haces referencia a mi devoción por los Sopranos…

    La verdad es que a mi Heroes me entretiene. Tiene todo lo que debe de tener una serie para que no me guste y, sin embargo, me lo paso pipa. ¿Contradicciones? Quizá, porque la serie es mala de solemnidad. Y quizá de momento tiene esa cosa que a ti te llama la atención: los héroes son los raros, los malos, los diferentes. Pero es solo una fase, Paul M. De hecho, la serie es la historia de una serie de “weirdos” convirtiéndose en “héroes”, de los que la representación más clara es ese Hiro (supongo que de ahí el nombre), al que, cuando está todavía camino de ser un héroe, su amigo le dice: “Creo en ti. ¿No has visto el hombre en que te has convertido?”. O sea, que hasta sus amigos creen a posteriori, cuando (gracias a la teletransportación) pueden ver que finalmente conseguirá ser un héroe. En fin, que no tiene ni pies ni cabeza, pero me gusta, qué le voy a hacer. Lo confieso (no sin vergüenza): me gustan esos guiños al 9/11 y esa visión tan siniestra de la realidad estadounidense posterior a esa fecha. (CUIDADO: A CONTINUACIÓN HAY UN SPOILER; NO SIGAS LEYENDO SI NO HAS VISTO EL ÚLTIMO EPISODIO EMITIDO EN EEUU). Creo que es la única vez en la historia de los géneros de ficción en la que el Presidente de EEUU quiere cometer un genocidio. ¡Cómo me lo paso viéndola! Pero es que uno vuela, el otro viaja en el tiempo, el de más allá es como de goma… ¡Quiero ser un superhéroe y eso que algunos poderes son bien chungos, pero no me importa: quiero ser un “hero”!

    En cambio, Los Soprano, ¡dios mío!… Los Soprano son todo lo que nunca querré ser (¿y, en cambio, soy?). Ese cinismo, es apuñalada en la espada porque qué le vas a hacer, las cosas son así en plan “yo, señor, no soy malo”. Y el cinismo y la mala leche aun mayor y la amargura de los que no son gangsters… ¿Quién es peor, Toni o Carmela? Carmela ya siempre será Carmela y Toni o Vito o Cristopher… Eso sí, como dices en tu entrada, los actores de Heroes, en cambio, ni de cómo se llaman me acuerdo… ¿Jennifer, Kevin, Ryan,…? Vete tú a saber. Nombres made in USA, claro. Bueno, en realidad me acuerdo de “Peter Petralli”, pero probablemente porque me suena a Brooklyn y a gnocchi.

    Pues resumiendo, Heroes me gusta a pesar de mí. Los Soprano me gusta (y me gusta mucho más) a pesar de ellos (y gracias a ellos, claro). Es que no puede evitarlo: ese acento de New Jersey, esa cotidianeidad gangsteril… Pero, sobre todo, esa crítica que de vez en cuando se escapa hacia los psicoanalistas. Que es que mira que me han caído a mí siempre mal.

    Pues ahí queda eso. Por supuesto, with all due respect.

  2. A mi lo de “mala de solemnidad” me parece un poco exagerado. Ya he dicho que los actores no son precisamente… actores, ni los guionistas parecen haberse creído su misma historia hasta que el público no les ha gritado que ahí había algo, pero, efectivamente, creo que ahí hay algo. Hoy leía a James Blog diciendo que los superhéroes estaban muertos (opinión por la resaca postspiderman 3), que a spiderman no había quien se lo tragara si no era pensando que era una comedia de Benny Hill. Bueno, yo creo que “Héroes” los rescata un poco trayéndolos a nuestra actualidad. Y en cuanto a que los guiños políticos son temporales y se acabarán corrigiendo, pues yo también me temo lo mismo, pero eso más que un spoiler es una predicción del futuro… (bueno, lo que nos dice nuestra experiencia con las últimas superproducciones).

    En todo caso, gracias por el comentario! E imagino que seguiremos viéndola… 😉

  3. Hombre, de solemnidad, no sé, pero mala… sin duda. Y, sin embargo, por supuesto, imaginas bien… ;P

    (Lo del spoiler iba por lo del Presidente de EEUU proponiendo un genocidio)

  4. Un post MUY INTERESANTE y muy bien argumentado. ¡BRAVO!

    Me encanta Héroes, es una serie con mucha intriga y que me hace pasar muy buenos ratos.

    Eso sí, prefiero mil veces verla en versión original y con subtítulos. Que el doblaje al castellano… hace que pierda mucho. Por poner un ejemplo el cambio de las voces entre Nicky y Jessica. En la versión doblada no hay distinción entre una y otra.

    Muy bueno aquel detalle por tu parte hablando sobre Hiro. Yo lo prefiero como está, el Hiro del futuro no sonrie, ni es tan simpático.

    ¡Un saludo!

  5. pues muchas gracias por el bravo, montse. no sé cómo se pone el emoticón sonrosado…

    yo sólo he tenido la ocasión de ver un episodio doblado y tuve una sensación parecida a la tuya. la voz en off del científico indio (mohinder suresh) sin nada de acento era bastante extraña después de conocer la original… no nos va a quedar más remedio que recomendar la versión americana (creo que hay por ahí alguna página dedicada a la serie que facilita los subtítulos)…

  6. Grandisima esta serie. Esta tarde mismo acabo de ver el 21 con subtitulos en español y la verdad que prefiero una versión original con subtítulos que doblada.

  7. Buen Post.
    Acuerdo en varios puntos…
    Por suerte acá- Argentina- la veo subtitulada.
    La temporada terminó la semana pasada y tuvo los ingredientes usuales. Por momentos interesante & sorprendente y por otros twists confusos o arbitrarios.
    Veremos cómo sigue…
    Me divierto porque todo el mundo mira Lost (en DVD) y yo no… ya llegará mi momento. Me critican y me miran como un bicho raro, un outsider, un paria. Soy Hiro.
    Saludos.

Deja un comentario