A Pippa Bacca

Fotografía de la artista Pippa Bacca

La obra artivista de la milanesa Giuseppina Pasqualino di Marineo, Pippa Bacca, es preciosa por su sutileza y su falta de ostentación. Su último proyecto es un buen ejemplo de ello: recorrer oriente próximo vestida de novia para simbolizar el maridaje entre las distintas culturas y religiones. Una aventura quijotesca de esas que nos dan esperanza. Como en el caso del Quijote, aquí también existían algunos riesgos. El viaje debía empezar por Turquía, donde la artista turca Beral Madra la advirtió de que nunca viajara sola y de que siempre estuviera rodeada por mujeres, dos recomendaciones que, aunque bien intencionadas, chocaban frontalmente con el espíritu de la aventura.

Es difícil entender qué llevaría a uno de los hombres que la recogieron mientras hacía auto-stop a acabar con su vida. No es difícil de entender porque sea precisamente un caso único: violación y asesinato son dos actos increíbles que ocurren a diario (y no sólo en Turquía). A sus 33 años, Pippa Bacca había centrado su carrera artística en las performances con compromiso, a utilizar su imaginación para fomentar la paz. No se puede medir lo que todxs perdemos con su ausencia.

La noticia ha aparecido en varios medios importantes (NYtimes, LATimes, BBC…), pero no quería dejar de agradecerles su pasión tanto a ella como a Silvia Moro, artista con la que había realizado otras performances y que también estaba participando en esta.

La página de este último proyecto, Brides on tour, fue utilizada tras la desaparición para intentar localizarla y ahora ha sido borrada.

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mí en Info / You can find information about me in this page.

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: