Ars Electronica 2008 :: Almuecines virtuales en Suiza (Johannes Gees)

Imagen de uno de los altavoces de Johannes Gees en Salat

Johannes Gees trata directamente el problema de la interculturalidad y la mezcla de religiones en las nuevas sociedades europeas con la que fue sin duda la propuesta más ruidosa del Ars Electronica: su obra Salat. La idea surge en el marco del debate político y social en Suiza -que, como todos los debates en aquel país, tiene como desenlace un referendum- sobre la posible prohibición de los minaretes. Gees colocó sistemas como el que ves arriba en cinco torres de diferentes iglesias en Berna de modo que se activaran automáticamente y de forma sincronizada reproduciendo llamadas al rezo de almuecines. Es fácil imaginar por qué las ha bautizado con el nombre de “bombas sonoras” viendo el aspecto que tienen (la foto de arriba).

El efecto fue también parecido al de una bomba. Los peatones se pararon y la ciudad se quedó confundida al escuchar tan inesperadas llamadas. Tanto es así, que Gees fue sancionado “por romper la paz religiosa” según el artículo 265 de la ley Suiza.

En el vídeo del final de esta entrada puedes ver una segunda instalación (Salat #2) en la Kunsthaus de Zürich donde el artista quiso mezclar las mismas llamadas al rezo con las pinturas cristianas de los siglos XVI y XVII. Como dice el propio Gees, las llamadas de los almuecines pueden interpretarse -según quién lo haga- como llamadas religiosas, festivas o bélicas.

La ocurrencia de poner almuecines en torres cristianas me ha recordado un paseo por la ciudad holandesa de Tilburg. Al mostrar mi sorpresa al ver salir un grupo grande de jóvenes de una iglesia, mi acompañante -oriundo de allí- me explicó divertido que, como ya no hay público para llenarlas continuamente de feligreses, las iglesias se utilizan la mayor parte del tiempo para realizar actividades programadas por los consejos de cultura y juventud de los ayuntamientos. Si las religiones (o los religiosos) fueran la mitad de pacíficos y generosos de lo que proclaman ser, ¿sería una opción compartir espacios en lugares donde la demanda no es muy alta?

También quería resaltar el acierto del nombre, Salat, que significa ensalada en alemán y orar (صلاة) en árabe.

Vídeo:

Más sobre Ars Electronica en Inicios…

(Salat #1 fue realizado con la ayuda de Agent-Provocateur, en cuya página puedes encontrar vídeos con el making-of y el desarrollo de la instalación).

Deja un comentario