El hombre que fue campeona del mundo : Erik(a)

Fotografía de Erik(a) tomada del documental

La película documental Erik(a) del vienés Kurt Mayer relata uno de los episodios más complejos de la historia mundial del deporte. Se trata del camino que llevó a Erik Schinegger a ser campeona del mundo de ski. Schinegger nació en el año 1948 en un pequeño pueblo de Kärnten (o Carintia, la región más al sur de Austria, ahora gobernada -por cierto- por Jörg Haider). Lo hizo con una malformación del pene tan especial que los médicos tardaron varios días en decidir su sexo. Al final se decantaron por el femenino. La madre recuerda en el documental que Erika era un poco más grande que sus amigas, pero nada fuera de lo normal. Erik advierte que los verdaderos problemas llegaron con la pubertad cuando a sus amigas les empezaron a crecer los pechos y a venirles la regla. También reconoce que notaba una fuerte frustración por un lesbianismo latente que se reprimía él mismo antes de que se lo censuraran los demás. Encontró su desahogo en el deporte, en el ski. Pronto destacó hasta el punto de llegar a ser campeona en el mundial de Portillo (Chile) de 1966. Un gran orgullo para la nación que veía cumplido el sueño de tener una campeona surgida de un pequeño pueblo alejado de las posibilidades y costumbres de la capital.

Después vendría lo de los análisis que hicieron saltar las alarmas. La constatación de que Erika era biológicamente un hombre. La recomendación por parte de la federación nacional de que adoptara un tratamiento hormonal para reafirmar su feminidad y poder así conservar la medalla. Era una de las dos únicas opciones posibles. Erik optó por la segunda: operarse para poder tener una vida como hombre, algo que lleva haciendo desde entonces. Se casó con 28 años y pronto tuvo una hija. Hoy en día comparte con su segunda mujer la escuela de ski con más alumnos -él calcula que ha enseñado a unos 100.000- de toda la región de Kärnter.

Este documental y esta historia surgitan muchas cuestiones sobre un buen número de temas complejos de los que se ha hablado bastante, pero posiblemente no lo suficiente. Uno de ellos es el papel en nuestra sociedad del deporte profesional y su relación con los valores nacionales. ¿Hasta dónde está dispuesta a pagar una nación para poder lucir sus logros deportivos? ¿Cuál es su significado real? ¿Qué papel tienen en esta historia (y en tantas otras del deporte) los médicos, entrenadores, periodistas…?

Otro tema, para mí al menos igual de interesante, es el de dónde empiezan y dónde terminan la feminidad y la masculinidad. Erik Schinegger reconoce ahora echar de menos su vida como Erika, lo que no significa que no esté a gusto con su situación actual, sino simplemente a disgusto con la pérdida de un pasado en el que él era en parte una persona diferente. La sociedad le obligó a elegir entre dos extremos y ahora tiene vacío el pasado.

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page. Actualizaciones / Keep updated: RSS- Email subscription

3 comentarios

  1. nuevamente tratamos el tema de tener ke elegir una opcion “cuerda” para ser aceptado por la sociedad… Ahora lo que falte es que terminemos en viviendo en una sociedad a lo Londres post contemporanea recogida de V For Vendetta….

  2. Es el segundo tema que propones donde veo mayor interés. Donde empieza y termina la masculinidad y la feminidad. Es un tema complejo en gran parte motivado por los valores sociales que vivimos, claramente machistas y laicos. Se puede ser muy hombre y tener una buena dosis de feminidad y viceversa. ¿Se puede considerar la masturbación por ejemplo como un claro símbolo de el gusto por el propio sexo?. Como siempre el mayor problema de todas estas reflexiones viene condicionado al “que dirán” o pensarán. Al final acabamos reducidos a pequeños grupos de ideas independientes casi siempre al amparo de minorías que no aceptan el orden establecido, junto a otros colectivos rebeldes que nos otorgan un poco de aire en una sociedad axfisiante, vieja y caduca.
    En cuanto a la otra cuestión, la del precio que una nación puede estar dispuesta a pagar para lucir sus logros deportivos, es lo de siempre. Si las cosas nos benefician y nos dan algún tipo de rédito, podemos aceptarlas (con condiciones) y hasta asumirlas, incluso moralmente (económicamente ya cae de cajón), pero estoy seguro de que una vez esos réditos caduquen el deportista en si será sacrificado de una u otra forma, y volverá a prevalecer la moral y el “sentido común”. O sea, volveremos a caer en la hipocresía de siempre, como en tantos otros temas.
    Excelente historia y excelentes propuestas que nos hacen recapacitar un poco más sobre temas que nos tocan tan de cerca.
    Saludos.

  3. es verdad en q punto puede afectar la desicion de unos doctores la vida de una persona? en este caso vemos como eric era hombre pero por problemas genetico sus genitales fueron dificil de decifrar y decisidieron q era una niña creandole un problema psicologico a nivel personal, sentimental y sexual, lo cual hoy en su presente el lo puede sentir, las desiciones de agenos afectaron su pasado pero que no trastorne un futuro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: