3 comentarios

  1. Me emociona sobremanera la obra de este hombre, elegir un material tan efímero como es el carboncillo para plasmar una obra de gran sensibilidad y enorme trabajo y asumir que al tiempo va a desaparecer sin dejar rastro, es algo que me encoge el corazón.

    Pero claro, el arte urbano es así, el artista lo asume, aunque yo, como espectadora, no tanto.

    Deseo, en un futuro próximo, volver a toparme con sus maravillosos retratos en las paredes de algún barrio de Madrid.

    Saludos Paul

Responder a remedios Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.