La historia de Virtual Jihadi de Wafaa Bilal

Vídeo:

Probablemente estés al tanto de la historia del proyecto Virtual Jihadi del artista iraquí Wafaa Bilal. El vídeo que acompaña esta entrada es un reportaje (en inglés) explicando cómo y por qué se censuró este proyecto.

Utilizando el videojuego Quest for Saddam, en el que el jugador tiene que matar iraquíes hasta conseguir eliminar a Saddam Hussein, un grupo de Al Qaeda realizó su propia versión en la que había que matar estadounidenses. Lo rebautizaron como La noche de la captura de Bush (The night of Bush Capturing). Wafaa Bilal, artista invitado en el Rensselaer Polytechnic Institute (RPI) de la ciudad de Troy (EEUU), realizó su propia versión basada en esta última y poniéndose a sí mismo como terrorista suicida: La noche de la captura de Bush: La Jihadi virtual (The night of Bush Capturing: Virtual Jihadi). El objetivo parecía evidente: llamar la atención sobre el peligro que supone la creación de juegos como Quest for Saddam en los que se divulgan estereotipos negativos y se relacionan con la violencia.

El RPI clausuró la exposición de Bilal antes incluso de inaugurarse. El grupo independiente The Sanctuary for Independent Media tomó la decisión de proteger el proyecto y alojarlo en su página, lo que tuvo como consecuencia la clausura temporal de su web. En el vídeo puedes ver a políticos y ciudadanos mostrando su disconformidad con Bilal y exigiendo la eliminación del juego. También puedes ver las preguntas que plantean quienes defienden la importancia de la libertad en el arte y la necesidad de una pluralidad real en los diálogos. ¿Es legítimo decir que Wafaa Bilal es un terrorista por diseñar ese juego? ¿Es realmente peligroso su Virtual Jihadi? Peligroso ¿para quién?

5 pensamientos en “La historia de Virtual Jihadi de Wafaa Bilal”

  1. Es lo de siempre, la utilización de la palabra terrorista para los intereses de unos y otros. En realidad tan terrorista es este como el otro, y a la vez no creo que se pueda aplicar este término para ninguno de ambos casos. Demasiadas hipocresías con el tema.

  2. Hace poco, un artista trataba con toda crueldad a un perro en nombre del arte. No creo que valga todo. El arte necesita desenvolverse en libertad, es cierto, pero también me viene a la cabeza la estética nazi y las creaciones a las que dieron lugar.
    El tiempo es el que pone las cosas en su sitio. Ninguna obra dictada por motivos políticos ha superado su tiempo. Nunca lo fácil, lo oportunista, trascendió más allá de una pequeña cuota de fama muy pequeña, mínima.
    Una cosa es el ego y otra el arte.
    Saludos

  3. hola infiltrada,

    perdona por el retraso en la respuesta, pero estoy viajero y apenas tengo tiempo para escribir las entradas… no quería dejar de responderte, sin embargo, porque no coincido del todo con tu planteamiento.

    creo que muchas de las obras que han superado su tiempo han estado dictadas por motivos políticos. si se entiende este “dictado” como relación directa con/contra el poder: desde las obras de exaltación de los reyes (y de sus religiones) -que son casi la totalidad de lo que nos ha quedado de arte antiguo- hasta el Guernica. por otro lado, me parece difícil encontrar algo más oportunista que los retratos monárquicos de velázquez o las obras religiosas de dalí, pero no me atrevería a dudar de su cuota de fama. tampoco de su valor artístico, como tampoco lo hago de las esculturas de juan de ávalos de la cruz de los caídos en madrid, a pesar de los pesares.

    creo que el escozor en el arte es buena señal. decir que algo no es arte simplemente porque escuece es una paradoja: si escuece, probablemente nos esté transmitiendo algo importante.

    claro que todo tiene sus límites y yo nunca apoyaría una obra de arte que hiciera daño a animales, pero cuidado: la cuestión no es que dejara de ser arte por ello, sino que habría que pensar si merece la pena el precio de ese arte.

    un saludo!

    (para tranquilidad general, parece que se demostró que lo del perro era un montaje artístico en el que ningún perro estaba siendo maltratado en la realidad.)

  4. Hola Paul,
    perdona tú también que te conteste tan tarde. También estuve por ahí. Seguro que no me he expresado bien. Es verdad que hasta el siglo XIX, el arte ha estado patrocinado por el poder político o religioso; sin embargo, los artistas han sabido expresar, a pesar de sus benefactores, algo más, y ahí es donde reside su arte. El mismo Velázquez dejó constancia de su ironía y de su visión realista, no de realeza precisamente, en toda su obra.
    No está tanto en el contacto con el poder como en la transmisión fidedigna de consignas.
    En todo caso no es más que una opinión.
    Un saludo

  5. hola infiltrada!

    gracias por la aclaración. creo que ahora he entendido mejor por dónde iba el comentario. me sigue pareciendo optimista lo de que el oportunismo no lleva a la auténtica fama, pero no estaríamos aquí si no fuéramos optimistas, no? 😉

    un abrazo,

Deja un comentario