Los límites del arte y los límites de las exposiciones (el Ars Electronica 2008 de Linz)

Foto del taller de escritura con luces del Ars Electronica 2008

Voy a firmar mi vuelta después de pasar por el Ars Electronica 2008 (AE) resaltando algunas cosas que me parecen preocupantes de lo visto en esta exposición (y que creo sintomáticas en cierta forma de parte del mundo artístico actual). Sin embargo y antes de que alguien decida ponerme en la lista negra de los no acreditables para futuros festivales, debo señalar que también había cosas muy interesantes en Linz y espero que quede demostrado en próximas entradas.

El AE es uno de los festivales que mejores motivos dan para discutir sobre dónde están los límites del arte. La eterna discusión, que también sacude esta página de vez en cuando, de qué podemos denominar como obra artística parece haberse convertido en tema central de los festivales (ahora se me viene a la cabeza la polémica invitación a Ferrán Adriá en el último Documenta), pero es el AE con su innovación formal el que más nos obliga quizá a tomar posiciones.

De hecho, hasta el subtítulo del AE tiene su truco. Este reza: “Arte, electrónica y sociedad”. ¿Los tres conceptos aparecen separados en la exposición? No hay ninguna delimitación espacial que invite a esa interpretación. ¿Se deben buscar juntos entonces en cada obra expuesta? A juzgar por las obras, tampoco parece que sea esa la opción más adecuada. Yo personalmente me he quedado con la duda de cuál es la auténtica intención de lxs organizadorxs.

Desde mi punto de vista, la mayoría de las obras expuestas este año en el festival -que se publicita como artístico- son pura ingeniera. Hay excepciones (que son las que iré rescatando en otras entradas), pero tan minoritarias que se podrían contar con los dedos de una mano en un festival que ocupa prácticamente media ciudad y que dura una semana. El ejemplo más claro de lo que comento es la aportación de la institución invitada de honor de este año, la Universidad de Tokyo. Los trabajos de sus estudiantes no deslucieron entre el resto de propuestas puesto que en ambos casos unx tenía la misma sensación de estar ante proyectos de fin de carrera de futuros ingenieros. Siguiendo lo que parece ser la moda del momento, los estudiantes japoneses mostraron cómo se puede jugar con la mezcla de imágenes, sonidos e instalaciones gracias a las tecnologías actuales, sin menospreciar comparativamente los juegos de magia en los que uno mueve un muñeco y se abre una puerta (y viceversa).

No todo es negativo, no obstante, en un planteamiento que lo que sí nos enseña es que las posibilidades técnicas a disposición del arte son ahora muy distintas a las que había hace diez años. El AE es, por ello, una visita muy recomendable para artistas y profesorxs de arte. Esto nos incumbe especialmente a los interesados en el arte de compromiso social. Tengo la sensación de que las formas tradicionales (lienzos, pianos, arcillas…) alejan el arte de un público que hoy en día está más acostumbrado a estímulos menos planos y más multimodales y estridentes. Nos espera un futuro muy excitante a poco que algunxs de lxs artistas presentes en el AE decidan preocuparse un poco menos en la originalidad tecnológica y mucho más en expresar algo con sus creaciones.

Como conclusión general para el Ars Electronica 2008, creo que el festival más antiguo de arte y electrónica -que cumplirá 30 años en su próxima edición- tiene un grave problema de comisariado en lo que a sus exposiciones se refiere. Yo agradecería que elevaran la calidad aunque eso signifique sacrificar la cantidad apabullante que les caracteriza. No le veo sentido a llenar la ciudad de vacíos.

(Mención aparte merece el festival de animaciones digitales que, con la excepción de alguna incomprensible intromisión -como el making of de Spider man 3- y de algún anuncio, ha estado plagado de auténticas joyas).
(La foto fue tomada por lichtfaktor dentro del taller de escritura con luces.)

Más sobre Ars Electronica en Inicios…

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page. Actualizaciones / Keep updated: RSS- Email subscription

7 Comments

  1. Hola, somos David y Berta.
    Enhorabuena por tu blog, nos gusta mucho .

    Sobre Ars electrónica, nos encanta tu comentario, llevamos tiempo pensando así y ya creíamos que somos los únicos;
    la confusión (intencionada, generalmente) entre el medio y el fin para una obra de arte, que no es sino la vieja discusión sobre forma y contenido, y el asunto de las nuevas tecnologías.

    El problema con los límites del arte es que para hacer algo nuevo es imprescindible forzarlos. (si no lo haces, estás repitiendo). Cuánto forzarlos, cómo, por dónde, esa es la cuestión … el que la resuelva gana el gran premio.

    Es probable que mucha gente tenga la misma sensación de que algo no cuadra con semejante afán por la alta tecnología- conscientemente o no- y por eso haya tanta moda vintage y reciclados,
    low-tech, circuit bending, uso de Theremins y cosas así.

    Algo como “eh, cuidado, que yo no soy ingeniero ! ”

    Pero el caso es que si se habla de una (nueva o no) tecnología, se evita o mejor dicho se esconde el juicio estético, que siempre es mucho más arriesgado.

    Como dices, cuando conviene a los organizadores, somos “Ars” o somos “Electronica”.
    La tecnología es fría, no emocional, justificable políticamente.
    El arte es emocional y atractivo … (esta división es la que hay que cuestionar).
    Todos los “labs”- Medialabs y cía. juegan a ese juego.

    El caso es que entre col y col, lechuga; como dices, de entre ello a veces aparecen joyas escondidas, así que habrá que seguirles (aunque sin prisas).

    Y nosotros tampoco queremos que nos pongan en la lista negra, de hecho, mandamos una participación a Ars Electronica …

    vaya, perdón por el rollo.
    Te seguimos leyendo,
    Un saludo,
    David y Berta
    LRM

  2. hola david y berta,

    gracias por el comentario. a mí también me alegra saber que no soy el único con esta impresión. en general me pareció que la gente no le ponía peros al festival y los organizadores han tardado poco en sacar pecho por el número de visitantes que han conseguido (algo que tiene mérito desde luego aunque tampoco sea mérito artístico).

    cambiando un poco de tema, me ha parecido muy interesante vuestro lrm. hay alguna forma -o estáis pensando en que la haya en el futuro- de verlo completo online o en dvd?

    un saludo,

  3. Me alegra encontrar un foro para esta inquietud. Soy compositor de música electrónica y tengo el problema de vivir en Alemania… Problema porque en Europa Central, los Estados Unidos y en el Japón generalmente se defiende (en los espacios académicos pero no solo allí)la idea de que la obra debe ser consistente y la consistencia reside en la cientificidad. Es por eso que los compositores alemanes contemporáneos -en la así llamada música seria- componen de manera que la obra es solo la demostración práctica de los efectos de un descubrimiento reciente o la aplicación ingeniosa de una tecnología nueva que se justifica por sí misma (interactividad, ubicuidad…). Una salida solo es posible -espero- si se reconoce otra lógica además de la formal para trabajar con las intuiciones.

  4. Pues bienvenido, Mauricio, y gracias por tu comentario. Yo estoy completamente de acuerdo en lo que dices y, aunque entiendo que es complicado, creo que merecería bastante la pena abrirse a otras lógicas.

    Ánimo con esa página en preparación y un saludo,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: