Mary Ellen Mark y las fotografías de los olvidados

Fotografía de Mary Ellen Mark

Una de las cosas que más me llaman la atención de Mary Ellen Mark (y de otrxs artistas en circunstancias similares) es cómo ha sabido encajar toda su vida sus pasiones con los encargos de las empresas para las que ha trabajado a pesar de ser aparentemente incompatibles. Si te digo que Mary Ellen Mark es reportera gráfica de revistas como GQ, Rolling Stone, Vanity Fair, LIFE…, probablemente se te venga a la cabeza una imagen equivocada de su trabajo. Se las ha apañado para convencer a estas revistas de la pertinencia de centrar algunos de los reportajes en la gente que normalmente no aparecen ellas.

Ahora he descubierto otra cosa maravillosa de ella: que se expresa tan bien con palabras como con la cámara. Por eso te recomiendo un paseo por la sección de su página dedicada a su libro Exposure e ir leyendo lo que cuenta de cada imagen. La imagen de arriba, tomada en 1987, pertenece a un reportaje de gente sin hogas: la familia retratada vivía en el coche en el que aparecen.

La foto de abajo no es la que Mary Ellen quería hacer. En su primer viaje a la India (1968), descubrió que no era la única a la que le había llamado aquel país. De hecho, se encontró con muchos jóvenes europeos y americanos, generalmente atraídos por la espiritualidad india y por la facilidad con que se conseguían las drogas. Aquel sueño terminaba a menudo de una forma brusca cuando se acababa el dinero. La imagen de esa ruptura la vio Mary Ellen al llegar en barco a Benarés. Una muchacha blanca yacía muerta en el puerto: se había ahogado en el Ganges tras haber consumido demasiadas drogas. La dureza de la imagen hizo que no fuera capaz de fotografiarla.

Fotografía de Mary Ellen Mark

(La pista sumatoria).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.