Por fin, el graffiti anuncio

Fotografía de un tranvía australiano

Te había comentado lo de la extraña revalorización de los graffitis (por ejemplo, el caso de los graffitis restaurados de Banksy) y también cómo uno se puede tomar bien o mal eso de que haya pinturas en los trenes. Pero esto me quedaba todavía por ver. Una marca utiliza graffitis como diseño para sus anuncios en los tranvías australianos. Es la prueba definitiva de que el pecado del arte callejero no es su estética, sino su gratuidad (en todos los sentidos). Imagino que los responsables de estos tranvías perseguirán a todo el que pinte sobre sus trenes sin una chequera en la mano izquierda… porque ensucian sus trenes.

Como ya hay quien comenta por ahí, quizá haya llegado el momento del post-graffiti.

(La pista).

1
Etiquetas :

1 comentario en “Por fin, el graffiti anuncio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.