Richard Ehrlich :: El orden en el holocausto judío

Imagen del archivo de Bad Arolsen realizada por Richard Ehrlich

Creo que no he publicado casi nada relacionado con el holocausto judío en la Segunda Guerra Mundial -a pesar de que hay bastantes obras- y no es por casualidad. Me parece que el espacio que ocupa aquella pesadilla en los libros y en las investigaciones de la graciosamente llamada Historia Universal es desproporcionada. Porque ocurrió en Europa y porque le ocurrió a los antepasados de quienes ahora tienen el poder (quienes también cuentan entre sus hobbys, por cierto, el de realizar genocidios). Creo que estos espacios pequeños que son los blogs tienen más sentido cuando se dedican a lo que los grandes medios obvian, no a lo que estos se encargan de hacer saber.

Sin embargo, voy a hacer una excepción hoy con el trabajo fotográfico de Richard Ehrlich por su sobriedad y porque muestra una de las peculiaridades más terribles de aquella matanza: su sistematicidad y su orden. El reportaje se realizó en los archivos de Bad Arolsen: La fotografía de arriba muestra las fichas personales de los prisioneros y la de abajo documentos escritos por éstos. El International Tracing Service de Bad Arolsen ayuda en la actualidad a las familias de las víctimas a recabar información sobre estas últimas.

Imagen del archivo de Bad Arolsen realizada por Richard Ehrlich

Una prueba de la cobertura mediática a la que antes hacía referencia es que imagino que no será necesario que te diga quién escribió la siguiente lista (fotografiada también por Ehrlich) si te doy un par de pistas: era nazi y con ella salvó a muchos prisioneros judíos…

Imagen de la lista de Schindler en el archivo de Bad Arolsen realizada por Richard Ehrlich

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page. Actualizaciones / Keep updated: RSS- Email subscription

2 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, esta tragedia ha tenido muchísima más transcendencia que otras similares de la Historia reciente (si nos remontamos a toda la Historia, sería una gota en el océano). Se debe a varias cosas: el carisma icónico de los nazis y Hitler (parecen casi supervillanos de cómic), la abundancia de películas sobre el tema, la propaganda antinazi que utilizó intensivamente EEUU durante la guerra…

    A ver, que se me entienda: no hay palabras para describir el holocausto judío, pero tampoco para los que cometieron Stalin o Suharto, por ejemplo. Poca gente sabe quién es Suharto, a pesar de que se cargó al menos a un millón y medio de personas, que se dice pronto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: