1,5

Gracias a la mentira de tu placer abrimos las ventanas al próximo invierno con hospitalidad húmeda. Tu querencia indefinida le ha devuelto el sentido a mis paseos nocturnos y perderme en tu boca ajena es familia ahora.

Me devuelves abierto a la caricia cuando el reconocimiento de tu presencia viste los días de agujeros. Si está la noche, nuestra respiración profunda mece al fin el brillo negro de los insectos.

La soledad compartida ha cubierto el vecindario de mantas usadas y su amabilidad polvorienta disfraza las casas vacías.

(yo sé que bebemos de la falacia)

Ese sería el titular: El miedo nuevo es una molécula insaciable que no nos está permitida.

O desde lejos: El frío ilumina el encuentro mientras la ficción cobra forma en nuestra geometría líquida.

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mí en Info / You can find information about me in this page.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: