Cuerpo inyectado en agua por Herman Kolgen

Un cuerpo humano es inyectado en una cisterna. Durante 45 minutos, la presión del líquido ejerce sobre él múltiples transformaciones neurosensoriales. Desde fiebre epidérmica hasta su sistema nervioso, reacciona a los influjos de la viscosidad en la cámara líquida. Su cortex, falto de oxígeno, pierde gradualmente la noción de lo que es real. Como un conejillo de indias humano: un cuerpo cuyos estados sicológicos son objeto de un teatro kinético de espacios temporales singulares.

Inject es un proyecto de Herman Kolgen iniciado el año pasado con las grabaciones que ves en el vídeo, tomadas durante seis días en los que el sujeto pasó más de ocho horas diarias dentro del tanque de cristal. Como dice el autor, una performance “donde lo real está en dislocación”.

Sube el volumen y ponlo a pantalla completa.

(La pista del tío Sain).

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page. Actualizaciones / Keep updated: RSS- Email subscription

1 Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: