Honesto y las sirenas

A donde pertenecía Honesto, cada cual sabía que acercarse al arrecife del norte era dejarse saltar al vacío. Allí, después de los campos del Aurelio y de las cabras de la Benigna, que eran quienes vivían más próximos al riesgo, aguardaban el mar, las sirenas y el origen de las tragedias.

A donde pertenecía Honesto, la mitología giraba alrededor de los pulmones encharcados en sal. Los niños abrían los ojos a la oscuridad de la vida con los relatos de las náyades implacables y los cantos de amor más hiperbólicos comparaban las penas de los amantes con las de quienes habían quedado en tierra amando a los ahogados por el canto oceánico.

A donde pertenecía Honesto, sólo él vivía con el alma plana para las ángeles del agua. Quienes le rodeaban solían gustarse exagerando las virtudes y los peligros de aquellos seres fantásticos cuando les inspiraba el alcohol. También solían frustrarse al ver que él no entraba en el juego y que lo mismo le daba una sirena que un balón de rugby.

Cuando se lo reprochaban recordándole sus bellezas y poderes hipnóticos, contestaba siempre como si con él no fuera la cosa: “¡Para lo que les sirve!”.

(En respuesta a la sirena honesta).

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page. Actualizaciones / Keep updated: RSS- Email subscription

3 comentarios

  1. Me atraparon las metaforas y las comparaciones que se utilizan para resaltar la indiferencia de Honesto ante la fantasia a la cual se aferran los lugareños
    Muy bueno

  2. Respuesta a Honesto y las sirenas: “Mi coral número 29”

    Puedo confirmar lo que decían muchos, que a Honesto no había forma de que le saltara el corazón o los ojos acantilado abajo en busca de las sirenas que enredaban a los demás en sus cantos líquidos y los convertían en dulces anémonas, en garbosos caballitos de mar, en curiosos peces payaso o en otros seres marinos. Y, sin embargo, a mí aquella noche no pudo resistírseme, quizá porque estaba desprevenido cuando rompí a cantar en suenos con una cremosa lengua acuática que bien hubiera podido ser de sirena. O quizá sencillamente porque lo único que protegía a Honesto frente al canto de sirenas era lo delicado de su olfato, sobre todo si llevaban ya un rato fuera del agua.

    (Srry, no he podido resistirme)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: