Castillos

A este lado está la paz fresca de la piedra mientras al otro serpentean los ojos de la guerra. La pregunta queda en la aldea que difumina ambos espacios con un vacío de corazones punzantes y meteorología imposible.

0
Etiquetas :