Noticias de La calle es nuestra (en Córdoba)

Hace unos días nos llegaba la noticia del encuentro sobre arte y política La calle es nuestra, que iba a tener lugar en Córdoba (Argentina) a finales de setiembre.

Foto del encuentro La Calle Es Nuestra, en Córdoba (Argentina)
Foto del encuentro La Calle Es Nuestra, en Córdoba (Argentina)

El encuentro no sólo ha tenido lugar con éxito, sino que parece que ha servido para poner unas bases sólidas para el trabajo futuro, bases resumidas en un documento de discusión del que extraigo algunos fragmentos a modo de muestra:

Lo político en nuestras prácticas artísticas no viene dado sólo por el contenido, sino por el espacio donde se insertan nuestras producciones, las formas de trabajo, los criterios de articulación, las formas de autogestión, si nos definimos como trabajadores del arte y la cultura o no, y cómo pensamos al sujeto al que van dirigidas nuestras acciones, y con quiénes las construimos.

Vemos nuestras prácticas inmersas en el espacio público, que no reducimos a los espacios físicos, sino que pensamos incluye todas las experiencias de disputas simbólicas en lugares comunes, desde la calle y nuestras paredes, hasta los espacios emergentes como internet y las redes sociales, incluso los medios de comunicación.

En una sociedad donde priman prácticas y significaciones hegemónicas como el patriarcado, el monoteísmo, las relaciones sociales capitalistas, la relación instrumental con la naturaleza, pensamos que nuestras prácticas se inscriben en un proceso de resistencia y construcción de contrahegemonía.

Concretamente, las prácticas que pensamos como contrahegemónicas/hegemonía alternativa son la socialización y construcción de herramientas y conocimiento, la posibilidad de sostener las luchas en el tiempo, la desnaturalización y extrañamiento de las prácticas hegemónicas, la producción colectiva y la articulación con otros actores, que permite abrir el campo de lo cultural hacia otros espacios de lucha y ampliar el sujeto de transformación política. No son los medios y herramientas portadores de hegemonía en sí mismos, sino el uso que se les dé.

¿El arte es transformador por sí mismo o son las prácticas las que tienen un potencial transformador? Si preguntamos por el rol social del arte, no es porque estemos presuponiendo un rol definido, sino porque buscamos abrir el juego para pensar otros roles que los hegemónicos. ¿Pensamos al arte como herramienta? ¿Como un lenguaje posible que genera discursos? ¿Como un modo de conocimiento? ¿Como un frente de lucha en donde se articula con otros lenguajes?

De todos modos, pensamos que nuestras acciones exceden el concepto de arte y se definen como prácticas culturales en la medida que incluyen las prácticas comunicacionales, de educación popular, etc.. En ese sentido, las acciones que pensamos transformadoras desde el arte y la cultura son, entre otras: fomentar redes, socializar herramientas, crítica hacia el interior de las prácticas artísticas, des‐naturalizar relaciones sociales de dominación, interviniendo en el campo de lo simbólico.

Deja un comentario