1 pensamiento en “Españistán”

  1. NO me gusta Españistán.
    No me gusta porque es demasiado simple y estereotípica.
    No me gusta porque omite elementos muy importantantes, en teoría porque es un resumen.
    Se inicia mencionando a un presidente del gobierno y a la ley del suelo. A estas alturas ya todos sabemos que los presidentes del gobierno son meras marionetas de grandes grupos bancarios y empresariales, por lo tanto se omiten las intenciones de alguien que dio a ese gobierno instrucciones. Obviamente, eso no les quita su parte de culpa.
    También se omite que los bancos inundaron el mercado de dinero barato desde el principio, y no como reacción a la demanda de los compradores. En este caso hay un cambio de tiempos que ayuda a cambiar y perpetuar la percepción de quienes ven el vídeo.
    Hay más cuestiones como estas que he descrito, que se adaptan a distintas formas de alteración de la percepción; por lo tanto hay un interés en obtener una percepción diferente a la realidad, y si seguimos ese interés llegaremos al interesado.
    Otra cosa que me llamó mucho la atención fue que españistán, desde el primer momento, ha sido divulgado a los 4 vientos por todas las cadenas de televisión públicas y privadas, por las radios y diarios de todo color político. ¿Cómo puede ser que un vídeo que comienza fulminando a Aznar con un rayo sea apoyado por medios de derecha? ¿Y como es posible que los de izquierda lo alaben sin hacer mención a la aparición estelar de “Mr. Ansar”?
    La respuesta es simple: los intereses detrás de españistán están por encima de los intereses partidistas, y son más poderosos que ellos. ¿Que poder es tan fuerte como para hacer pasar por el aro como perritos buenos a todos los medios informativos importantes del país, y hacer que ni un solo político “importante” haya criticado españistan?
    De entrada hay un poder común a todos ellos que se me ocurre: LA BANCA. La banca aparece en el vídeo como un actor secundario, que apenas reacciona a los acontecimientos del mercado, y si bien en algunos casos se aprovecha (sin citar nombres, por supuesto) ello no pasa de ser una acción comercial legítima.
    MENTIRA. La banca organizó la inundación de dinero, y después su escasez, de forma que una vez pillados los ciudadanos, empresas y organizaciones, ellos podrían decidir que hacer: embargo masivo de pisos y propiedades, cierre de empresas no afines a sus intereses, y férreo control de los partídos que les deben dinero.
    Esta jugada no es nueva. Ya se hizo en 1929, pero a menos que se investigue un poco en profundidad, parece que la crisis salió de la nada, como algo ante lo que es imposible prevenirse. Recordemos que BBVA y Santander controlan todos los medios mayoritarios del país, y por ello también la información, y la versión que tu puedes conocer de todo lo que pasa.
    Por todas estas razones no me gusta españistán: simplemente no me gusta que me manipulen tan descaradamente.

Deja un comentario