Kanye West y su Runaway

Cartel de la película Runaway de Kanye West
Cartel de la película Runaway de Kanye West

La industria musical norteamericana nos ha dejado más de un momento de surrealismo puro este año recién finalizado. Parece que, estando las cosas como están, vuelve a merecer la pena viajar -aunque sea mentalmente- a otros mundos donde todo está patas arriba como en el nuestro, pero con cierto sentido estético. De hecho, los dos ejemplos que más han dado “la nota” son también los que probablemente más se hayan escuchado: por un lado, esa extraña vedette de vestidos imposibles llamada Lady Gaga; por el otro, el no menos polémico Kanye West y su ánimo incansable por tocarle la moral a todo el que que tenga las orejas abiertas. En mi opinión ha sido este último el que se ha llevado la palma con un disco que a mí -que me reconozco externo al hardcore hiphopero- me parece redondo en su estilo: Mi oscura, bella y retorcida fantasía (My Beautiful Dark Twisted Fantasy). Pero si lo traigo por aquí es porque el atrevimiento no ha quedado en las letras de sus temas (ni en la portada, presuntamente censurada en los EEUU), sino en la idea de escribir y dirigir un vídeo de 34 minutos para acompañarlo.

La película se basa en una de las canciones del disco, Huye (Run away), pero da cabida a otras del mismo CD. El vídeo me resulta interesante por distintos motivos. Para empezar, West convierte una letra dedicada a narrar cómo ha toreado a su pareja y cómo se debería alejar esta de él porque no es trigo limpio (resumiéndolo malamente en una línea) en una crítica nada sutil a una sociedad que rechaza a quien es diferente. Además, lo hace con algo así como lo que les habría salido a Buñuel y a Dalí si se hubiesen decidido por un vídeoclip al ponerse manos a la obra con Un perro andaluz. Y, para colmo, algunos momentos pecan de naïve, pero otros son sencillamente espectaculares (la escena de la comida y las bailarinas, que es la dedicada precisamente al tema Runaway, no tiene desperdicio).

Lo mejor es verlo. A mí, sin tener precisamente nada contra los glúteos femeninos, ha sido una de las pocas veces que no se me hace largo un vídeo de hiphop. Lo dejo aquí abajo, pero recomiendo verlo a la máxima calidad y pantalla completa. Alguna duda que puede saltarte a la cabeza mientras contemplas el espectáculo: la más obvia, la de quién demonios es ese Ave Fénix, que se trata de la modelo de Victoria’s Secret Selita Ebanks; y sobre la procesión con la cabeza gigante de Michael Jackson, efectivamente se trata del difunto rey del pop, confeso ídolo del señor West (y, por cierto, un precedente de vídeo largo con su clásico Thriller de 14 minutos).

Deja un comentario