El 6 de febrero es el Día de la educación digital

Logo del Digital Learning Day

El próximo día 6 de febrero se celebra en los EEUU el Día del aprendizaje digital (Digital Learning Day), un ejemplo más del interés puesto por las instituciones de aquel país para modernizar las metodologías pedagógicas en todos los niveles de su sistema educativo. El evento lo organiza la Alliance for Excellent Education, quienes anuncian ya la participación de más de 20.000 profesores de 5o estados.

Definen el aprendizaje digital de la siguiente manera:

Es cualquier práctica de enseñanza que usa tecnologías de manera efectiva para reforzar la experiencia de aprendizaje del estudiante. Mucho más que “aprendizaje online”, el aprendizaje digital incluye un amplio abanico de herramientas y metodologías, dando prioridad a la enseñanza de calidad, favoreciendo el acceso a contenidos interesantes, la retroalimentación a través de evaluaciones formativas, las oportunidades para aprender en cualquier momento y una enseñanza individualizada que permita a todos los estudiantes tener éxito en sus estudios y carreras.

Muchos de los elementos que aparecen en la definición coinciden con los temas que vamos tratando por aquí. Al ver estas propuestas, se intensifica la sensación de que en este campo nos vamos a volver a quedar muy rezagados con respecto a países que sí se preocupan por la educación. Por cierto que la parte importante no es, como los políticos parecen creer a veces, una cuestión tecnológica si entendemos esta como retraso en los aparatos electrónicos que utilizamos. El problema está en el cambio de filosofía, en la comprensión de la educación dentro de nuevos modelos. Es fácil darse cuenta leyendo la definición de arriba: lo fundamental no es que la formación sea online, sino que sea de calidad, individualizada y abierta.

Oigo a menudo justificaciones de lo descuidados que tenemos los avances educativos basadas en la famosa crisis. Si se debe a la crisis, no será a la económica, sino a la social. Frente a la visión tradicional y acumulativa, tenemos que empezar a pensar en la educación como algo dinámico que rete las capacidades intelectuales de quien aprende. Una vez que demos ese paso, las ventajas de las tecnología digitales serán tan obvias que no hará falta promocionarlas. ¿O quizá sea más fácil recorrer el camino al revés, seguir la onda tecnológica para descubrir después a dónde nos lleva metodológicamente?

Deja un comentario