El concepto de oración para el español oral

sintaxis del español oral

Acaba de publicarse mi último trabajo sobre la sintaxis del español hablado. Se titula  “El concepto de oración para el español oral” y ha aparecido en el número 17 de la revista Oralia. En él parto de una reflexión sobre cómo los lingüistas nos hemos acostumbrado a estudiar lo normal a través de lo excepcional en lugar de hacer lo contrario, que parece lo más común en el resto de ciencias. En concreto, llevamos siglos juzgando las cualidades de la lengua hablada comparándola con las características de la escrita a pesar de que la escritura es un fenómeno independiente de la capacidad humana del lenguaje, ni tan siquiera existe en la mayoría de las lenguas y se ha utilizado -sobre todo hasta la llegada de las nuevas tecnologías- en unos contextos muy particulares (formales, eruditos, administrativos…).

Esta tradición ha provocado que lo oral nos parezca fragmentario e incompleto. Defiendo, sin embargo, que lo extraño es la explicitud de la modalidad escrita, debida a que apenas hay más contexto asegurado que el lingüístico. Parto de la base de que todo mensaje podría aumentarse con más información o, dicho de otra manera, de que no hay oración que exprese todos los datos que se están manejando realmente en la comunicación. Por este motivo, la completitud de una expresión lingüística es siempre una cuestión de grado y depende claramente de cuánta información pueda obtenerse por otros medios (del conocimiento de la forma de pensar de nuestro interlocutor, del contexto físico, de lo que ha ocurrido, etc.). Un escritor comunica más “a ciegas” en cuanto al contexto en que se va a recepcionar su mensaje y eso hace que utilice un estilo extremadamente explícito. ¿Es justo que prejuzguemos el habla como fragmentaria por ello?

El modelo escrito nos ha desanimado a realizar un estudio morfosintáctico serio del habla puesto que las herramientas teóricas de que disponemos presuponen que vamos a encontrar todo lo que hallamos en la escritura y con una estructura similar, cosa que raramente ocurre. Este aspecto caótico de lo oral (que, insisto, se lo da nuestra forma de mirarlo) ha provocado que hayamos preferido irnos a otros terrenos con teorías más ajustadas a la realidad que queremos estudiar, normalmente dentro de la pragmática. Aun siendo una opción valiosa, debemos tener cuidado de no terminar creyendo que podemos reemplazar una cosa (las oraciones sintácticas) por la otra (los enunciados pragmáticos). Se trata de dos conceptos diferentes que sirven para analizar planos también distintos. De hecho, parece difícil llegar a un estudio completo de la pragmática obviando la existencia de una sintaxis puesto que la primera es en buena medida el análisis de cómo elegimos entre estructuras dependiendo del contexto. Es complicado explicar esas elecciones si no hemos estudiado las estructuras posibles previamente.

Puedes encontrar el trabajo completo con ejemplos y un repaso a la historia del estudio de la oración en el habla en:

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mi trabajo en Info / You can find information about me in this page. Actualizaciones / Keep updated: RSS- Email subscription

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.