Límites difusos: investigando con corpus el discurso en Internet (nuevo capítulo)

Este año ha sido publicado el Second International Handbook of Internet Research, la actualización del que ya es un clásico para quienes investigamos el funcionamiento de la Red. Ha sido editado por Jeremy Hunsinger, Matthew M. Allen y Lisbeth Klastrup para Springer y recopila una cincuentena de trabajos con un panorama extenso de la investigación actual de, como dicen en la Introducción:

ese objeto de estudio que es extraño porque, por un lado, no existe ningún Internet, sino solo una colección de ordenadores y redes con sus servicios, mientras que, por el otro, ese Internet se está convirtiendo en prácticamente todo para una gran parte de la población.

Portada del Second International Handbook of Internet Research (Springer)

El libro se divide en dos partes, “Foundations” y “Futures”, y he tenido la oportunidad de aportar un capítulo a esta última con el título “Fuzzy Limits: Researching Discourse in Internet with Corpora“. En él describo y reflexiono sobre los retos a los que nos enfrentamos al investigar el discurso en Internet utilizando colecciones extensas de textos (mensajes de redes sociales, entradas de blogs, etc.). Repaso tanto las dificultades metodológicas y teóricas como las soluciones que se han ido adoptando. Finalmente me centro en una que creo que se ha tratado menos, la necesidad de una redefinición profunda de las unidades de análisis, en especial de sus límites tanto estructurales como contextuales.

En cuanto a los desafíos metodológicos, el más evidente es el cambio que se ha producido en los estudios del discurso desde un planteamiento de análisis cualitativo a otros que se nutren de las herramientas cuantitativas de la Lingüística de corpus. Las propuestas de Corpus Assisted Discourse Studies (CADS) son seguramente los ejemplos más claros del potencial de estos acercamientos híbridos.

group of people in public toilet using smartphones
Photo by ROMAN ODINTSOV on Pexels.com

Como he comentado, la redefinición de las unidades es la cuestión que más destaco en el plano teórico. El análisis de corpus multimodales y digitales nos obligan a ello. Personalmente la primera vez que tuve que lidiar con esta dificultad fue al estudiar las interacciones en WhatsApp en 2014. La cuestión se ha complicado aún más desde entonces, sobre todo por la extensión actual del fenómeno de la remediación, con mensajes saltando de plataforma a plataforma en un proceso continuo e impredecible de recontextualización. Esta circunstancia es la que me hace proponer la idea de unos límites difusos, porosos y nunca cerrados. Es una condición que encontramos por todas partes en Internet: conversaciones que parece dormidas más que terminadas, interacciones que saltan de lo digital a lo físico y viceversa, lectores convertidos en prosumidores que producen parte de los textos que están “consumiendo”, y el propio concepto fundacional de Internet, el enlace o hiperlink, que convierte el discurso en un espacio lleno de puertas abiertas.

Los retos metodológicos y teóricos se suman a un momento en el que es necesario que calibremos justamente la importancia del texto lingüístico en la comunicación digital. Tenemos una larga tradición de enfatizar la relevancia de la palabra, relegando lo demás a acompañamientos que la “ilustraban”, pero es evidente que en Internet la palabra solo es un ingrediente más, y muy frecuentemente con un papel secundario. Para comprender el discurso online se debe tener en cuenta la multimodalidad dándole el lugar que merece a lo audiovisual y a otros aspectos como el diseño de las plataformas.

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mí en Info / You can find information about me in this page.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: