Un 2021 más inteligente

He participado en el lanzamiento de una campaña titulada “Fácil” y cuyo vídeo incluyo a continuación. El mensaje se centra en la idea de compartir unos propósitos que quizás no sean las alternativas más sencillas, pero sí unas que nos permitirán trabajar en 2021 por una sociedad mejor.

Vídeo de la campaña Fácil

Este 2020 ha sido un año sorprendente en el que por primera vez todo el planeta ha sufrido una rápida pandemia global. Se habla mucho de que esta circunstancia extrema ha creado nuevos hábitos, pero no tanto de una realidad igualmente evidente: también ha reforzado algunas de las tendencias negativas que ya traíamos de atrás.

En el ámbito de la comunicación, se han multiplicado las fake news, incluso sobre cuestiones sanitarias, y se ha aprovechado la tensión para difundir discursos de odio. Vemos ambas caras de la moneda en cada espacio de nuestras vidas. Algunas familias han transformado sus vidas para adaptarse a los peligros actuales; otras han optado por seguir como si todo fuera una conspiración imaginaria. Algunos políticos han sumado alianzas que hubieran sido impensables hace 12 meses; otros aprovechan cualquier noticia para crear desconfianza y caos.

El estado de shock aparece de manera natural cuando nos sentimos amenazados. ¡Cómo no padecerlo ahora cuando miles de personas mueren cada día por una enfermedad de la que aún no sabemos mucho y que es muy eficaz pasando desapercibida en nuestros cuerpos! De eso se benefician los pescadores en ríos revueltos porque el shock alimenta la peor dinámica comunicativa de los últimos años: la reacción irracional y rápida. Las apps ya nos empujaban en esa dirección y el peligro era el único ingrediente que podía arrastrarnos aún con más fuerza hacia su negrura.

Por eso tenemos que lograr que el 2021 sea diferente. Recordemos qué nos ha hecho ser una especie extraordinaria. No han sido los instintos porque los compartimos con todas las demás especies. El ser humano es el único, sin embargo, que tiene el superpoder de la reflexión. No es una herramienta fácil. Requiere de tiempo y de cierto esfuerzo. Es mucho más sencillo odiar, dejar que la sangre se caliente dentro de nosotros y estallar violentamente para desahogarnos.

Creo que toda la población tiene la certeza de que la Humanidad se encuentra en un momento clave de su historia. Hay problemas acuciantes y globales que deben ser resueltos con dosis iguales de determinación y sutileza. Utilicemos con sabidura los próximos 12 meses. Reservemos tiempo para sopesar nuestras decisiones de tal forma que no sean nuestras tripas quienes nos gobiernen, sino nuestros principios y valores. No justifiquemos un año más por los errores de los demás, sino por los pasos bien dados por nosotros mismos. Dejemos un año en el que, cuando lo relatemos en el futuro, nos reserve un papel lúcido y constructivo. Así obligaremos además a que quienes viven del odio deban cambiar de estrategias de comunicación.

Nos deseo un 2021 más inteligente.

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mí en Info / You can find information about me in this page.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.