Otro “Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia”. ¿Qué hacemos?

Hoy es el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. En la página oficial puedes encontrar muchos datos que justifican esta llamada de atención anual cada 11 de febrero. Un ejemplo evidente es el de los Premio Nobel de Física, Química y Medicina, otorgados hasta el momento a 587 hombres y 20 mujeres. Eso significa un 3% o, como diría alguien de estadística, insuficiente siquiera para tenerlo en cuenta.

Mapa de mujeres STEM, de Pelopantón

Imagino que escucharemos muchos datos e informes relacionados con el tema en las próximas horas. También que mañana se dejará de hablar de ello. Lo cierto es que tenemos un problema grave en el que seguimos sin avanzar.

Margarita Salas, de Pelopantón

Si me fijo en las cifras de mi propia universidad (UAM en cifras), el último curso del que hay actualización (el 2018-2019), se matricularon en la Escuela Politécnica Superior (grados de Telecomunicaciones e Informática) 234 hombres y 37 mujeres. En el grado de Físicas entraron 84 hombres y 36 mujeres, y en el de Matemáticas 50 hombres y 22 mujeres.

Ángeles Alvariño González, , de Pelopantón

El encasillamiento funciona en las dos direcciones. Yo soy profesor en el grado de Lenguas modernas, cultura y comunicación, donde se matricularon 16 hombres y 90 mujeres. En Estudios hispánicos fueron 21 hombres y 55 mujeres; en Traducción e Interpretación 13 hombres y 70 mujeres… No te sorprenderá descubrir que en Enfermería entraron 23 hombres y 153 mujeres.

No creo que la UAM sea un caso excepcional. Tampoco deberíamos extrañarnos de que haya una división por géneros. Es una raya que existe desde los primeros años de vida.

Si entras en una juguetería, verás que hay muñecos de playmobil de caja azul (cosas como un barco de piratas) y de caja rosa (cosas como el castillo de ensueño con princesa, que incluye la cocina del castillo y el cuarto de niños). Si enciendes la televisión, verás que en la Patrulla canina o en Pocoyó solo hay un personaje femenino, que es rosa. La acción recae sobre los personajes varones (y azules). Podría seguir ejemplificando un largo etcétera de estereotipos indisimulados que nos llevan hasta las cifras de arriba, con los hombres lanzados hacia los estudios técnicos y las mujeres a los humanísticos o de cuidados.

Es imprescindible que los gobiernos hagan esfuerzos reales más allá de las típicas campañas publicitarias. Defender en igualdad sin prestar atención a cómo se están repartiendo las carreras profesionales ya desde la infancia es una tomadura de pelo.

[Las ilustraciones de esta entrada pertenecen a la colección que ha realizado Pelopantón (Luis Resines) para este 11 de febrero. Puedes descargarte el mapa de mujeres STEM y los retratos que aparecen en él.]

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mí en Info / You can find information about me in this page.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.