Un manual para desacreditar la desinformación

Entro en Twitter esta mañana a las 8:45 y me encuentro con que Irene Montero y Pablo Iglesias son trending topic. Acabo de leer el periódico y sé que uno de los temas del día tiene que ver con el Ministerio de igualdad de Montero; ya están listos los borradores de las nuevas leyes LGTBI y Trans. Sumo 2+2 y pulso sobre el enlace para ver los tuits sabiendo que seguramente me encontraré con una campaña de desinformación detrás. Efectivamente: algunos “medios” han publicado que ambos dirigentes utilizan a una alto cargo del gobierno como niñera. ¿Completamente absurdo? Tanto que no merece ni una comprobación. Y, sin embargo, ahí está, con miles de retuits.

The Debunking Handbook 2020

La desinformación se caracteriza por diseminar información que se sabe falsa de forma deliberada. Muchos trending topics responden a esta estrategia; algunas líneas editoriales también. A juzgar por la hora en la que la información lo ha inundado todo, no solo es una acción deliberada, sino también coordinada. Ha habido gente que ha “diseñado” la campaña y que ha movido los hilos para que otros muchos, incluidos bots artificiales, se aseguren de que le llegue a todo el mundo.

La desinformación es perniciosa tanto a nivel individual como social. Su único objetivo es crear emociones negativas que nos predispongan a un tipo concreto de reacciones (también negativas). Sus mayores víctimas, por lo tanto, son aquellas personas a las que parece ayudar ofreciéndoles información. Hoy han empezado el día ya enrabietados.

Center For Climate Change Communication de la George Mason University publicó en 2011 The Debunking Handbook (“El manual de desacreditar la información falsa”) y ahora han sacado una edición actualizada. Está escrito siguiendo un método colaborativo interesante por el que un número elevado de autor_s ha llegado a un consenso de cuáles eran los puntos relevantes y cómo debían tratarse. Nos hablan de cuatro aspectos:

  • La información falsa es dañina. Por este motivo, hay que prevenir que se difunda y, en caso de que ya haya ocurrido, desacreditarla.
  • ¡La información falsa es pegajosa! Los datos pueden desacreditarla, pero es común que el efecto perdure aún así en las mentes de quienes la han recibido. Por ello, las estrategias para contrarrestarla deben ser muy eficaces.
  • Prevén que la información falsa se difunda si puedes. Como es pegajosa, lo mejor es enseñarle a la gente qué estrategias hay detrás y por qué son negativas. De esta forma, serán más conscientes de la existencia de una desinformación intencionada y estarán protegid_s contra ella.
  • Desacredita a menudo y bien. Si la información falsa ya se ha difundido, hay que desacreditarla de forma detallada con datos reales.

El manual desarrolla estos aspectos y se lee rápido. Son apenas diecinueve páginas. Hay versiones en inglés, checo, alemán, italiano, portugués, ruso y turco. ¿Alguien se anima con el español?

Manuel Alcántara-Plá
Más información sobre mí en Info / You can find information about me in this page.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.