DESCONEXIÓN llega hoy a las librerías

Hoy, 5 de octubre, llega a las librerías DESCONEXIÓN. El gran reemplazo digital. Es el resultado de varios años de trabajo -yo soy de los que escriben a fuego lento- y eso hace que se me junten muchas emociones. La más clara es la alegría de poder compartir este ensayo sobre un tema tan relevante para nuestras vidas y nuestro futuro. Ya hemos estado demasiado tiempo dejando decidir a otros sobre el papel que las apps y las plataformas web juegan en la sociedad: ha llegado el momento de poner todas las cartas sobre la mesa en el momento histórico de la aclamada transformación digital.

Portada del libro Desconexión. El gran reemplazo digital de Manuel Alcántara Plá
Portada del libro Desconexión. El gran reemplazo digital

El libro ha sido publicado por Barlin Libros, a cuyo editor, Alberto Haller, le estoy muy agradecido por su mimo y dedicación para darle la forma en la que se puede disfrutar ahora. A modo de aperitivo, dejo aquí el inicio, donde explico las motivaciones que me han llevado a escribir este ensayo:

Hay una pesadilla que se repite esporádicamente desde que tengo recuerdos de soñar. En ella empiezo a nadar cuando me doy cuenta de que la corriente del mar, ciega y sutil, me ha llevado a zonas peligrosas. La superficie del agua, una lámina callada y oscura, aparenta tranquilidad. No veo el fondo tras la masa turbia, y la alarma solo salta al detenerme y reconocer que ya no estoy donde pensaba. Después llega la confusión entre los dos mundos, el soñado y el del descanso, y los límites se cuartean por la congoja y las rápidas pulsaciones que intentan aplacarla.

Ahí ando a las cinco de la mañana de un martes. Me despierto después de dar doscientas vueltas por la cama y con la sensación de estar más cansado que cuando me acosté. Veo la hora en el teléfono, que tampoco parece tranquilizarse en la quietud de la mesilla. Estoy seguro de que se ha iluminado varias veces detrás de mis párpados. Aún retengo imágenes del desasosiego en mi mente.

Mantengo una fe profunda en los sueños desde hace muchos años. Me sirven de orientación cuando siento que algo no va bien. Se adelantan a los acontecimientos con representaciones imaginativas de lo que me está ocurriendo. He aprendido a leer entrelineas en sus tortuosos guiones. Descifrarlos es una forma de poner las luces largas hacia mi interior. Algunos marcan momentos concretos; otros vienen y van, con una presencia extendida y familiar que dura ya años.

El mal sueño del mar traicionero ha vuelto a mudarse a mis noches desde hace un tiempo, unos meses antes de que me decidiera a escribir aquí sobre dónde me encuentro en el océano digital. Ahora, después de una intensa travesía, soy consciente de que las dinámicas de las herramientas digitales me han arrastrado lejos, tanto que, como en la pesadilla, algo en mí siente la urgencia de hacerme parar, mirar a mi alrededor y empezar a nadar contracorriente. Este ensayo empieza, por lo tanto, reclamando mi propia voluntad. Esa es la diferencia fundamental entre nadar y dejarse llevar, y es también la clave de los temblores que recorren los siguientes capítulos.

*

Construyo estas páginas sobre las preguntas y respuestas que he ido recorriendo después de comprender dos cuestiones básicas. La primera, que los avances electrónicos no me están llevando a donde creía. La segunda, que resistir en el mundo digital es impostergable y trascendental.

Lo pongo en papel porque el objetivo que persigo no puede lograrse individualmente. Te necesito para ello. Es así porque las nuevas maneras de hacer las cosas mediante apps digitales no complementan a las que ya existían antes, sino que las reemplazan. Vivimos un momento histórico: el Gran Reemplazo Digital. Ese es también el motivo de la urgencia de nuestra reacción conjunta. Piensa por ejemplo en la relación entre los teléfonos móviles y las cabinas telefónicas; los primeros no son una alternativa a las segundas porque las han borrado de nuestro paisaje. Piensa en la relación entre los wasaps y las llamadas telefónicas; los primeros han reemplazado muchas de las segundas hasta el punto de que ahora se sentirían raras en multitud de contextos. ¿Por qué me llamas para esto cuando podrías haberme mandado un mensaje? Piensa en el tiempo real que nos dedicamos ahora los unos a los otros, reinvertido en mantener esos tamagotchis inesperados en los que se han convertido nuestros teléfonos móviles. Piensa en cómo eliges tus productos de ocio -películas, canciones, música- guiado inevitablemente por algoritmos que no controlas.

Si la resistencia digital que necesitamos no fuera un movimiento de muchos, sino una decisión peregrina mía o de unos pocos, las alternativas acabarían desapareciendo, pero hay muchos motivos para tomárselo en serio y unirse a la causa. He intentado explicarlos de forma clara en las páginas siguientes. Sin embargo, sospecho que la razón más poderosa estaba ya dentro de mí al principio del viaje y presiento que también está dentro de ti. Se encierra en la respuesta sincera a una pregunta sencilla: ¿cómo te hacen sentir las apps que más protagonismo tienen en tu día a día?

DESCONEXIÓN. El gran reemplazo digital puede encontrarse desde hoy en tu librería más cercana (¡hay que apoyarlas!), y en plataformas como Amazon o FNAC.

3 comentarios sobre “DESCONEXIÓN llega hoy a las librerías

  1. antoNio Contestar

    …Asertivo aperitivo intelectual, de sabrosa degustación y de brillantes aromas de sueños con lúcidos destellos.
    De hondas emociones con sensaciones propioceptivas de pragmático progreso elegante y feraz concepto, mucho mas extenso y eficaz, que la utilidad telemática.

    ¡¡¡ ENHORABUENA !!!

    Saludos Cordiales

  2. Pingback: DESCONEXION – ASOCIACIÓN AMIGOS UNIVERSIDAD POPULAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.