La obviedad del vértigo (A)

Eva Sierra decidió que sería jueza cuando apenas tenía seis años. Lo vislumbró en un mal telefilme del que después no recordaría más detalle. A partir de aquel día, igual lo que hiciera o lo que ocurriera, el futuro era cierto y esa determinación perfilaría su vida: su agenda, sus relaciones, sus viajes. Eva Sierra consiguió ser jueza a los […]

La obviedad del vértigo

Cuando tenía seis años, Eva Sierra decidió que sería jueza. Lo vislumbró en un mal telefilme del que no recordaría más detalle. A partir de aquel día, daría igual lo que hiciera o lo que le ocurriera, el futuro era cierto. Su determinación perfiló su vida: su agenda, sus relaciones, sus viajes. Eva Sierra consiguió ser jueza a los treinta […]

Premio

Me ha tocado el premio. No uno cualquiera: el premio gordo. A mí, que siempre he odiado los premios (hasta ahora sólo los que conocía, los ajenos). Una burbuja de tiempo. Ese es el premio. Tiempo para gastar. Para gastarlo yo, que odio el tiempo, que el tiempo me desborda y desconcierta, que me amarga su compañía, que ando pidiendo […]

Pasos

No tenemos prisa. ¿La tenemos? Podemos dejar que el camino se desenvuelva ante nosotros y seguirle callados. Él nos puede llevar. Seguro que es compasivo con los giros. Podemos concentrarnos en mirar y no ver, oír y no escuchar. En abrazarnos. Seguro que llegamos a tiempo. La luz es idónea. Podemos incluso estar el uno junto al otro sin tan […]

La diferencia

La mujer de la habitación de motel en el centro de la ciudad. Sentada en la cama y registrándose en el espejo del ropero como si esperara a que su cuerpo echara a andar y la duda quedara atrás. El arma sobre la mesilla junto a la hoja arrugada. Como lleva consigo misma toda la vida y sabe interpretarse los […]

El plan

Tenía un plan. Saldría de casa a las siete cuarenta y cinco en dirección Plaza de España. Allí cogería la línea diez de metro a Santiago Bernabeu. El trayecto duraría unos quince minutos. Sobre las ocho y veinte, ya en el destino, buscaría The Wallis, un pub recomendado por La guía del ocio por su elegancia y buenos cócteles. Tenía […]

Marco A.

Pon en palabras lo que ha roto tus huesos. No hables del mar, ni de ella, ni de aquel lugar que sería tu origen, ni de lo que te enciende (ni de lo que te apaga), ni de tus otras fes. Escríbelo rápido y déjame a solas contigo.

El relato del suicida

Al suicida se le olvida lo importante. Es uno de esos caprichos tan propios de la memoria: una mañana, cuando se despierta, lo importante ya no existe. O no lo recuerda, que se puede confundir, pero crea un vacío. El vacío de lo importante incomoda cualquier existencia. Lo importante tiene además muchas otras características que lo hacen tan especial. Por […]