El beso

La princesa se pegaba con las sábanas sin encontrarle apellido al beso de aquella tarde. En el caos de la locura: de insatisfacción, de pasión, de Judas. No le podía …

Dulce

María sudaba dulce. Por unos sitios más que por otros, pero era verla jugar al tenis y hacérsete la boca agua.