Cómo hacer un trabajo universitario 1: Sobre qué investigar

Elegir un tema apropiado para un trabajo es casi una garantía de éxito. En ocasiones el tema viene indicado por el profesor o el tutor de acuerdo a la guía docente, pero en la Universidad es frecuente que la elección recaiga en el estudiante.

Si es así, una primera reflexión que te puede ayudar a elegir un tema es saber que no existen temas buenos y temas malos, sino preguntas de investigación buenas y malas. Por ejemplo, la situación de la mujer en el mundo árabe parece un buen tema, pero te puede llevar a una descripción demasiado exhaustiva e insatisfactoria. La estrategia a seguir es presentarlos como pregunta hasta formular una pregunta que pueda ser respondida desde la disciplina que estás estudiando: ¿cuál es la situación de la mujer en el mundo árabe en términos de…? ¿cuáles son los factores que pueden influir en ello?, etc.

Una segunda reflexión tiene que ver con la motivación, pues difícilmente podrás investigar con éxito si no estás tú mismo interesado en el resultado de la investigación: ¿Por qué te interesa la situación de la mujer en el mundo árabe? (ver Automotivación más abajo).

Una tercera reflexión tiene que ver con la viabilidad en términos materiales, siendo necesario tener claro de cuánto tiempo dispones para responder a esa pregunta y cuáles son tus recursos, tu formación y tu capacidad de encontrar y procesar información. Por ejemplo, si no tienes una formación en derecho previa, no plantees una respuesta de la pregunta desde presupuestos legales, puesto que además de tener dificultades para discriminar material o información por su relevancia, posiblemente caerás en errores de terminología o de enfoque que quitarán valor a tu trabajo.

Una buena pregunta -un buen tema de investigación- es, pues, aquella cuya respuesta te interesa y que puede ser contestada total o parcialmente desde tu formación y en el tiempo disponible.

¿Cómo saber si un tema es relevante?

Puedes recurrir a tu profesor para comprobar si una cuestión es relevante en términos de investigación. Su experiencia es ciertamente más larga, pero no olvides que su opinión puede estar determinada por criterios subjetivos. La asistencia a clase y la lectura crítica del programa y de los textos propuestos en la bibliografía te servirán también de referencia. Si un tema no es relevante, no estará en la guía docente.

¿Cómo saber si existe un vacío?

¿Existen temas no investigados? No parece fácil afirmar que haya temas inéditos, pero hay que tener cuidado con crear falsos temas teniendo sólo la originalidad como criterio. Antes de afirmar que nadie antes que tú ha abordado una cuestión, dedica un tiempo a saber el estado de la cuestión haciendo una búsqueda bibliográfica. Saber qué se conoce de un tema, desde qué perspectivas se ha abordado y si existen diferencias o convergencias en el planteamiento que las distintas disciplinas tienen sobre él es un buen punto de partida para un trabajo.

No olvides que la originalidad no es uno de los aspectos que el profesorado espera de sus estudiantes en el nivel de estudios de grado.

¿Cómo acotar el tema? ¿Cómo limitar el alcance de la pregunta?

Acotar un tema se hace de modo diferente según las disciplinas. Si retomamos el tema de investigación planteado como ejemplo antes (la mujer en el mundo árabe), una vez bien formulada la pregunta se podría optar por trabajar sobre un solo país o grupo de países donde la situación sea semejante o bien establecer comparaciones entre países en los que los indicios muestren que la situación puede ser muy distinta. En ese caso sería, por lo tanto, una acotación geográfica, pero otros temas pueden aconsejar limitaciones temporales, a ciertos autores, fenómenos concretos, etc.

Es muy importante tener claro que en ningún caso el resultado de investigación de un trabajo realizado para responder a una realidad concreta puede ser extrapolado ni a lo largo del tiempo ni a lo largo del espacio, ni un factor debe ser considerado nunca como único. Hay que tener cuidado para no caer en tendencias habituales reducionistas.

Por último, debe recordarse que siempre, por sencilla que sea la pregunta, debe ser respondida de modo crítico, es decir, aportando visiones diferentes y contrastadas sobre ella. Contrastar diferentes fuentes hará más rica tu aproximación y sí es algo que el profesorado espera en este nivel de estudios.

Volver arriba o al índice principal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.