Cómo hacer un trabajo universitario 3: El cronograma

Cronograma

Realizar un cronograma para recoger las tareas en las que has dividido un proyecto ayuda a organizar en el tiempo tu trabajo y hacer compatibles las diferentes tareas y obligaciones. Considerar el trabajo que vas a realizar durante un semestre como un proyecto global te ayudará a evitar las situaciones de estrés y puede ser un buen modo para prevenir abandonos de asignaturas.

La base de un cronograma eficaz es combinar una buena definición de las tareas que tienes que hacer y volcarlo en un calendario que te resulte de fácil acceso.

Propuestas de organización de un cronograma

Para que sea útil, la propuesta es que en el cronograma recojas todas las actividades y entregas de las asignaturas en las que estás matriculado y también otros compromisos académicos o extra-académicos que puedan afectar al uso habitual de tu tiempo. No olvides anotar el tiempo total empleado cuando acabes la tarea porque te puede ayudar a recolocar las siguientes. Te recomendamos que organices un cuadro de doble entrada o diagrama de Gantt. En las columnas deben aparecer todos los días del semestre –incluyendo festivos y cubriendo hasta la fecha del examen extraordinario- y en las filas tantas filas como asignaturas. Dentro de cada fila debes incorporar otras tantas filas en número suficiente para recoger las tareas que tienes asociadas a esa asignatura.

Uso del cronograma

Lo más importante es que a golpe de vista puedas saber qué trabajo te espera para los días siguientes. Debes procurar reflejar para cada tarea la fecha límite de entrega de modo claro, sombreando los días en los que vas a necesitar dedicar tiempo a la tarea. Haciéndolo así te darás cuenta de que a veces hay que organizar las tareas para evitar que su realización coincida en el tiempo. No olvides reorganizar el cronograma cada vez que haya un cambio en las obligaciones o en tu disponibilidad de tiempo.

Recomendaciones para elaborar un cronograma:

  • Si la tarea debe ser realizada en equipo, ponte de acuerdo con tus compañeros para ver qué día vais a reuniros para trabajar y quién va a ser el responsable final de la coordinación. Procura no asumir diversas coordinaciones en el mismo período de tiempo para que tu trabajo de coordinador sea eficaz.
  • Si necesitas usar alguna instalación –laboratorio, biblioteca, sala de estudios-, señálalo también para hacer la reserva necesaria a tiempo.
  • Incorpora la fecha de la tutoría si vas a necesitarla y envía correo al profesor para solicitarla.
  • Indica en la fecha de entrega si la actividad tiene alguna característica especial –una hora límite, una hora concreta, envío a través de Moodle, entrega en aula…

Revisa el cronograma una vez a la semana como mínimo. Así optimizarás tu tiempo y podrás organizar mejor el aprendizaje. Recuerda que una buena organización es necesaria para un buen resultado.

Cronogramas digitales

Existen multitud de aplicaciones diseñadas específicamente para cumplir la labor del cronograma. Desde las agendas y calendarios (que te pueden avisar cuando se acerque algún evento importante) hasta los gestores de proyectos (como Wunderlist, Any.Do, Evernote, etc.).

Volver arriba o al índice principal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: