El gran silencio

Imagen de la película El gran silencio

Treinta celdas situadas alrededor de un claustro. En ellas viven otros tantos monjes en un difícil equilibrio entre la soledad y la vida comunal. La soledad es su modo de unión con Dios, tarea que realizan con total intensidad en nombre de todos nosotros. Están entre montañas y son autosuficientes.
Pertenecen a la orden de los cartujos y viven en el mismo lugar que hace casi mil años el obispo San Hugo le ofreció a San Bruno para que pudiera retirarse para dedicarse plenamente a la oración (el valle de la Cartuja). La belleza de las montañas de Grenoble les ha ofrecido desde entonces la paz que necesitan para su labor. Allí sus conversaciones son siempre con Dios con una sola excepción semanal en la que pasean juntos en las inmediaciones del eremitorio. No reciben visitas.

Sus lecturas, sus trabajos, su silencio… les había pertenecido siempre solo a ellos. El resto habíamos sabido de sus ideas gracias a sus publicaciones, desde libros hasta páginas de Internet en los que intentaban explicar cuáles eran sus inquietudes. El director alemán Philip Gröning intentó conseguir permiso para grabar el día a día de lo que allí ocurría. Le contestaron que no era el momento. Dieciséis años después se pusieron en contacto con él para decirle que estaban preparados, siempre que viviera con ellos el tiempo que necesitara llevando una vida similar a la de un cartujo. También le pidieron que no fuera prosaico en la realización de la película: que se dejara guiar por la poesía. El resultado se llama El gran silencio (Die grosse Stille) y se estrena este viernes en España (en Alemania ya ha sido publicado en DVD).

———————-

Actualización 3/12/06: Die grosse Stille ha sido premiada como mejor película documental del año en los Premios del Cine Europeo (European Film Awards 2006).

El Sáhara y tú

La remodelación de la página no llegó a tiempo para anunciar la manifestación del pasado sábado. Intentarlo lo intentamos… De todos modos, el tema es suficientemente importante como para no dejar de abrir esta nueva etapa con él. En el anuncio hacíamos notar la poca repercusión que tiene este problema en los medios (y, por lo tanto, en la mayoría de nuestras vidas). Nuestros representantes políticos proclaman salvaguardar los derechos humanos en regiones lejanas mientras cierran los ojos ante lo que ocurre al lado de nuestras puertas.

El problema del Sáhara surgió de la irresponsabilidad española ante la Marcha verde al final de la dictadura franquista. “Problema” significa más de 30 años de ocupación de los cuales unos 17 han sido de guerra abierta. También significa el enfrentarse a un conflicto injusto en clara inferioridad de condiciones. También la situación de desamparo vivida este mismo año tras la inundación de los hogares (chabolas) de muchos refugiados.

Desde la citada Marcha verde, la relación del gobierno español (de todos los gobiernos de estos últimos treinta años) con el problema ha sido la misma: prometer sin cumplir a cambio de que el gobierno marroquí cumpla lo que -suponemos- le promete en otros ámbitos. Pero nosotros no somos mejores que los que nos gobiernan, como era de esperar. Este sábado unos cuantos salieron a las calles de Madrid para reivindicar una solución. Los más optimistas cifran en 25000 el número de asistentes. ¿Cuántos acudimos a las famosas manifestaciones en favor de Iraq? ¿Cuánta gente se movilizó por ese conflicto durante las elecciones?

Nos carcome la duda del motivo por el que fuimos tan sensibles a un conflicto lejano y no lo somos con uno cercano. Bueno, no nos contagiemos también del cinismo de los políticos: lo que nos carcome es la certeza del motivo.

El nuevo Inicios

Hola a todos!
Después de un lapsus en el que hemos estado atareados con los incordios técnicos típicos de un cambio como el que hemos llevado a cabo, la nueva versión de Inicios está al fin en el ciberespacio.

Esperamos que os guste tanto como a nosotros y que nos hagáis llegar vuestros comentarios al respecto. Lo cierto es que todavía quedan algunos detalles por retocar, pero hemos pensado que sería mejor hacerlo con la página en funcionamiento para ver cómo se comportaba en vivo y en directo. Además, se nos empezaban a acumular las informaciones y algunas, como el anuncio de la manifestación por el Sáhara con el que abrimos esta nueva época, se nos estaban pasando imperdonablemente.
Una de las mayores ventajas del nuevo Inicios es que facilita la comunicación. Ahora será más fácil que intercambiemos opiniones y que pueda colaborar más gente en el día a día de la página. El funcionamiento es muy sencillo y prácticamente idéntico al de un blog, con la misma posibilidad de añadir comentarios a las entradas que vayan apareciendo.
Bueno, ya está bien de rollo. Vamos a ello…